ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

El padre de Julen relata como fue la caída de su hijo al pozo

Una vez se produjo el accidente, intentó meter el brazo hasta el hombro pero el niño cayó hasta el fondo
Los equipos de rescate trabajan sin parar para localizar y subir a la superficie al pequeño | Twitter

 

El padre de Julen, el niño de dos años que está atrapado en un pozo en Totalán, Málaga, ha explicado como fue la caída del pequeño y como intento sacarlo del agujero sin éxito. José García relata como él y una prima suya: «Vimos perfectamente cómo se caía por el agujero. Ella mejor que yo, porque estaba más cerca». 

La mujer, según continuaba explicando en el diario 'Sur', «vio cómo julen caía de pie por el agujero, con los brazos hacia arriba». En ese momento, el padre apartó unas piedras que se habían utilizado para tapar el agujero y «metí el brazo hasta el hombro, apoyando la cabeza contra el suelo, para tratar de alcanzarlo, porque no sabía la profundidad del pozo y creía que él estaba más cerca». 

ATENCIÓN: Te mandamos todas las últimas horas del caso Julen, operativo de rescate, declaraciones de los padres e investigación de la Guardia Civil, gratis al móvil.  Haz clic aquí para mantenerte informado al minuto

«Estate tranquilo, papá está aquí y el hermanito nos va a ayudar»

Pese a sus esfuerzos, no pudo evitar que el niño se precipitará hacia la zona más profunda del pozo. Aunque reconoce que escuchó los llantos del pequeño Julen, el mismo confirma que solamente pudo decirle: «Estate tranquilo, papá está aquí y el hermanito nos va a ayudar».

Imagen del pozo por el que se cayó Julen, de 2 años, en Totalán, Málaga | EspañaDiario

 

 

Un amigo de la familia, según publica 'El Español', confirmaba que el padre estuvo a punto de evitar el accidente. «Intentó cogerlo, metió sus brazos para agarrarlo, pero no pudo hacer nada y el niño se resbaló hacia el fondo. El pobre José llegó a tocar las manos de su chiquillo», confesaba. Un primo suyo y portavoz de la familia, Israel Santiago, también relataba como: «Tiene hasta heridas en las manos de tanto rascar en la tierra»

 

No llegó a tiempo pese a estar muy cerca del pequeño

En el momento en que se produjo el accidente, el padre no se encontraba muy lejos del pequeño. José se encontraba haciendo los preparativos para hacer una paella cuando: «Fui a coger un par de troncos y el niño echó a correr». Se alejó unos 10 o 15 metros que finalmente fueron fatales.

La prima del joven fue el testigo más próximo al accidente. Así, continuando con el relato del padre, «mi prima, que estaba más cerca, salió tras él y empezó a gritar '¡el niño, el niño!' temiendo que se tropezara». Lo que pasó finalmente es que el pequeño cayó por el agujero y pese a los intentos de su progenitor para sacarlo a la superficie, acabó precipitándose al fondo.