ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

El Guardia Civil muerto en Granada recibió un disparo de un arma de la benemérita

El presunto autor de los hechos tiene antecedentes y actualmente se encuentra detenido
El disparo salió de una arma de la Guardia Civil | Guardia Civil

 

Después de que esta mañana se haya anunciado que un agente de la Guardia Civil ha fallecido mientras estaba en servicio durante la pasada madrugada en un municipio de Granada, desde el Ministerio del Interior han comunicado que el disparo que recibió en el abdomen «salió de un arma de la Guardia Civil».

Los hechos sucedieron entre las 4.00 y las 5.00 horas de la madrugada del domingo al lunes cuando el agente de la Guardia Civil estaba patrullando en Huétor Vega y quiso parar a un vehículo sospechoso que había sido identificado en un robo ocurrido poco antes en Las Gabias. Entonces hubo un tiroteo que acabó con la vida del agente de la benemérita y con la detención del presunto autor del disparo.

Un minuto de silencio

Durante este mediodía en Madrid se ha llevado a cabo un acto en el que se han entregado condecoraciones al personal del Ministerio del Interior en el cual, el ministro Fernando Grande-Marlaska ha querido iniciarlo con un minuto de silencio en recuerdo a José Manuel Arcos, el agente que «ha dado su vida por la seguridad de todos».

Así ha querido mostrar su respeto por el agente de la Guardia Civil fallecido y ha expresado sus condolencias. Al finalizar el acto de entrega de condecoraciones, el ministro del Interior ha explicado que «estos hechos se están investigando» y ha asegurado que en cuanto tengan más datos «objetivos y claros» los comunicarían.

El arma disparada «es de la Guardia Civil»

A pesar de que el guardia civil fue trasladado rápidamente hasta el hospital de Campus de la Salud, donde fue intervenido quirúrgicamente de la herida provocada por un disparo,  su estado de salud era tan grave que el equipo sanitario no pudo hacer nada por salvarle la vida.

Finalmente, la Guardia Civil pudo arrestar al autor del disparo que se había dado a la fuga y resulta ser un «delincuente habitual» con antecedentes y actualmente permanece detenido. Además, una de las hipótesis que se barajan es que el arma disparada contra el agente fallecido pertenezca a la Guardia Civil: o era la del propio agente o de su compañera.