Apuñala a un guardia civil tras una pelea y muere de un infarto al ser detenido en Granada

El fallecido se desvaneció tras ser reducido por compañeros del agente que estaba fuera de servicio
El agente de la Guardia Civil se recupera en un hospital de Granada capital | Guardia Civil

 

Un hombre de 42 falleció y un agente de la Guardia Civil fuera de servicio resultó herido, tras ser apuñalado, durante una pelea registrada la tarde de este domingo en Lanjarón, en la Alpujarra de Granada, según han informado fuentes del servicio de emergencias 112 y de la Benemérita.

El suceso ocurrió poco antes de las 17.20 horas, momento en el que una llamada telefónica ha alertado al 112 de que se estaba produciendo una pelea entre dos personas en la Avenida de la Alpujarra de Lanjarón. El agente, destinado al puesto de Lanjarón, se encontraba fuera de servicio disfrutando del día junto a otros compañeros y sus familias, con los que había estado comiendo en un restaurante. 

El agresor se acercó por detrás y sin mediar palabra le apuñaló con un arma blanca en el abdomen. Después fue reducido por los compañeros allí presentes hasta que llegara una patrulla para llevarlo a los calabozos, aunque se desvaneció y falleció.

La autopsia ha confirmado las causas de la muerte

Finalmente, fue trasladado al Instituto de Medicina Legal de Granada para practicarle la autopsia que ha determinado las causas exactas de la muerte. Esta ha concluido que sufrió una «muerte súbita cardiaca».

Hasta el lugar del incidente se desplazaron agentes de la Policía Local y la Guardia Civil, voluntarios de Protección Civil y servicios sanitarios.

El Ayuntamiento de Lanjarón ha emitido un comunicado en el que su alcalde, Eric Escobedo, ha deseado una pronta recuperación para el herido y ha pedido que no se entorpezca la labor de las autoridades y se facilite el trabajo necesario para «esclarecer los hechos».

«Desde el Ayuntamiento se condena cualquier tipo de violencia y se recuerda que Lanjarón es un municipio de paz, donde no hay cabida para situaciones de este calibre», ha concluido Escobedo.