ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Muere Benjamín, un niño de 7 con cáncer que necesitaba ayuda para salir de casa

Los bomberos han pagado su funeral, cada día lo llevaban y traían del colegio porque iba en silla de ruedas y vivía en un cuarto sin ascensor
Benjamín tenía cáncer cerebral y podía salir de casa gracias a la ayuda de los Bomberos de Marbella | Telecinco

 

Benjamín, de siete años, ha fallecido en Marbella. El menor tenía cáncer cerebral que derivó en parálisis y finalmente ha perdido la vida al sufrir una parada cardiorrespiratoria. El pequeño vivía junto a su madre, Natalia, y su hermana en un piso situado en una cuarta planta sin ascensor, tras pedir muchas ayudas que nunca llegaron, lograba salir a la calle e ir al colegio gracias a la ayuda de los bomberos, quienes cada día lo llevaban y traían.

Además, los Bomberos de Marbella habían estado recaudando fondos para ayudarles a encontrar un piso mejor, por lo que el dinero acumulado lo han destinado a pagar los gastos del funeral, pues su madre, separada, no podía asumir 6.000 euros, según han informado en Telecinco y ‘Málaga hoy’.

Benjamín sufrió un tumor cerebral

La madre del pequeño ha explicado que Benjamín era «muy inteligente» y, además, su tía ha contado al diario ‘ABC’ que «tenía muy buenas notas, hasta había sido seleccionado para competir en un campeonato de matemáticas». Hasta que le detectaron un tumor cerebral el pasado mes de octubre, el niño había jugado a futbol, entonces tuvo que dejarlo para pasar varios meses ingresado en el Hospital Materno Infantil, donde recibió quimioterapia, hasta que en enero recibió el alta.

Sin embargo, a pesar de evolucionar favorablemente, el tratamiento con corticoides le afectó la movilidad, por lo que tuvo que permanecer en una silla de ruedas y, entonces, empezó de nuevo la pesadilla. Viviendo en un cuarto sin ascensor y sin poder caminar por sí mismo, Benjamín necesitaba ayuda, pero solo la recibió de unos pocos vecinos del barrio. Por un lado, Miguel y Daniel, dueños de un gimnasio cercano se encargaban de desplazarlo hasta el portal para ir al parque o a pasear. Natalia sabe que «lo hacían con el corazón», pero no podían depender de ellos indefinidamente.

Por otra parte también estaba el responsable de la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVIOI), José Reina, de quien Natalia solo tiene buenas palabras: «Tenía toda la disposición del mundo pero una persona de 60 años no puede cargar a un niño de 30 kilos y después subir cuatro plantas». Gracias a él pudieron ponerse en contacto con los Bomberos de Marbella, quienes se han encargado diariamente de subir y bajar a Benjamín por las angostas escaleras del edificio y finalmente han pagado el funeral del pequeño.