ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Detenidos cinco menores tras agredir e insultar a unos sin techo en Málaga

Han sido detenidos por un delito de aporofobia
Los agentes pudieron detener a los menores y decomisarlos en dependencias policiales | España Diario

 

Efectivos de la Policía Local de Málaga han detenido a cinco menores de nacionalidad española y afincados en la capital, de entre 16 y 17 años de edad, como presuntos autores de un delito de odio, concretamente de aporofobia, en una intervención en la que contaron con la colaboración de agentes de la Policía Nacional, tras insultar y agredir los jóvenes a cuatro personas sin techo.

Los hechos tuvieron lugar sobre las 23.20 horas de la noche del pasado viernes 24 de mayo en la céntrica plaza de la Merced, cuando varios testigos pudieron observar como un grupo conformado por aproximadamente una docena de jóvenes se dirigieron hacia dos indigentes de los que habitualmente suelen pernoctar en el lugar, comenzando, presuntamente, a insultarles y agredirles, a la vez que se jactaban a gritos de sus acciones y los trataban de modo humillante.

Acto seguido, parece ser que el grupo se desplazó unos metros hacia el lugar en el que se encontraban otros dos sintecho, a los que presuntamente agredieron igualmente, llegando uno de los menores a hacerlo con su propio cinturón y otro a coger una valla de obra y arrojarla sobre las víctimas, según ha explicado la Policía Local en una nota de prensa.

Llaman a la policía

Esto motivó que uno de los testigos, concretamente un policía nacional franco de servicio, se identificase como agente de la ley para evitar que el hostigamiento y las agresiones fuesen a más, a lo que los menores respondieron enfrentándose y acometiendo contra él, logrando finalmente éste hacerlos huir a la carrera hacia el túnel de la Alcazaba, dejándose uno de ellos en su huida el cinturón que había usado durante la agresión.

Tras recibir comunicado de los hechos de la Sala 092 de la Policía Local de Málaga, dos dotaciones de dicho cuerpo se personaron con premura en el lugar, tratándose una de ellas de una unidad del Grupo Operativo de Apoyo (GOA) compuesta por un equipo formado por cinco policías locales.

Al percatarse de su presencia, los jóvenes emprendieron la huida a la carrera subiendo las escaleras de La Coracha, si bien dos de ellos decidieron detenerse tras apearse los agentes del coche y furgón policiales, quedándose dos de los policías locales custodiando a los mismos.

Son detenidos los menores

Los menores mostraron signos de aporofobia, odio a los pobres y desamparados | España Diario

 

El resto de miembros del grupo continuó la huida en dirección al túnel de calle Mundo Nuevo, siendo perseguidos e interceptados tres de ellos por agentes de la Policía Local de Málaga tras subir varios tramos de escalera.

Una vez custodiados los cinco menores por agentes de ambos cuerpos, los jóvenes manifestaron de forma espontánea que los indigentes se habían metido con ellos, hecho que no fue ratificado por ninguno de los testigos presentes, reconociendo uno de los jóvenes interceptados, de 16 años de edad, haber sido el autor de la agresión con su cinturón y manifestando que le daban «asco los indigentes» y que le podían «pegar algo o morder».

Ante los indicios de que la agresión estaba motivada por la condición de indigentes de los agredidos, ya que no hubo, según todos los testigos de los hechos, ningún tipo de interacción previa entre víctimas y agresores, las agresiones fueron consecutivas hacia dos grupos, diferenciados y separados entre sí, de personas del mismo estrato social y las mofas e insultos hacia los mismos jactándose de su condición de personas sin hogar, se procedió a la detención de los cinco menores interceptados como presuntos autores de un delito de odio, tras lo que fueron trasladados a dependencias policiales, para, posteriormente, ser puestos a disposición judicial.

Además, en las citadas dependencias los agentes tuvieron que llamar la atención en varias ocasiones a los menores ante la actitud de los mismos. A raíz de la posterior investigación, que continúa abierta, se ha podido indagar sobre otro de los presuntos copartícipes de los hechos.

En cuanto a las cuatro víctimas, tenían edades comprendidas entre los 25 y los 58 años de edad, siendo tres de ellos de nacionalidad española y el cuarto de origen húngaro y presentando heridas leves y, tras ofrecerles los policías locales la posibilidad de ser asistidos de las mismas, declinaron tal oferta, permaneciendo en el lugar.