Un menor pasa un mes con un trozo de vidrio incrustado en la cara en Sevilla

El niño sufrió un desmayo y se dio contra una ventana, pero solo se hizo un pequeño corte en la mejilla que curó rápido
Un menor de catorce años se desmayó y se le clavó un trozo de cristal en la cara sin darse cuenta | Elsevier

 

Un menor de catorce años tenía un trozo de cristal incrustado en la cara y no se dio cuenta de ello hasta que un especialista le hizo un chequeo. Este caso ha sido publicado en un artículo en la revista ‘The Journal of Emergency Medicine’ en el que se explica que el chico llevaba un mes con dificultades para abrir la mandíbula y con dolores moderados al masticar.  

El menor tenía un trozo de cristal dentro de la cara

El suceso ocurrió en Sevilla, un día el menor se desmayó y chocó accidentalmente contra una ventana, haciéndose una pequeña herida en la mejilla, pero sin mayores problemas. Sin embargo, un mes más tarde tuvo que ir a urgencias del Hospital Universitario Virgen del Rocío porque le dolía al masticar, apenas podía abrir la mandíbula y esta estaba un poco desviada hacia el lado izquierdo.

En urgencias se le realizó una radiografía que reveló un extraño cuerpo en el interior de su cara, concretamente en la parte superior izquierda, con forma de cuchilla y de 3,5 centímetros de largo y uno de ancho. Los médicos consiguieron extraerle el trozo de cristal mediante una cirugía, sin mayores complicaciones, y el menor recuperó el movimiento de su mandíbula. Este caso se ha categorizado como raro pues el vidrio se incrustó en una zona que está protegida por el pómulo.