ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Lesley, asesinada en Algar (Cádiz) al descubrir que su jardinero vendía sus muebles

El cuerpo de la mujer británica apareció en las inmediaciones de su casa con signos de violencia
Lele fue encontrada sin vida, enterrada en cal viva y con signos de violencia tras ser asesinada por Javi, su jardinero, en Cádiz | Guardia Civil

 

El pasado 17 de julio desapareció Lele, una gibraltareña de 74 años y de nacionalidad británica que había estado viviendo en Algar durante los últimos diez años. Sin embargo, a los pocos días su cuerpo apareció semienterrado en cal viva, tapada con unas tablas, en los terrenos cercanos a su propia finca, en la zona conocida como Tajo del Águila situada a las afueras de la localidad, y con signos de violencia.

 

Lele fue asesinada por descubrir lo que hacía su jardinero

Lesley Pearson compró hace una década un chalet con vistas a un embalse, conocida como ‘Casa Lele’, los vecinos recuerdan que «daba clases de yoga y algunos masajes en el Hogar del Pensionista», según han explicado para ‘El Español’. Además, «era muy educada y simpática» e incluso tenía acento andaluz al hablar en español. Había estado muy integrada, al menos hasta que su marido falleció hace tres años, a los 42, en un accidente de tráfico. Entonces la mujer «se fue a otra finca que tiene en Estepona. Allí hay más británicos y está más cerca de Gibraltar», porque «sentía muy sola. Intentó vivir en esa casa tan grande durante un tiempo, pero la soledad pudo con ella».

 

Al parecer, Lele volvía a su casa de Algar un par de veces al mes, pero el chalet se encontraba cuidado por su jardinero de toda la vida, Javi, de 45 años, huérfano, y vecino del municipio, aunque no muy sociable, que vivía con su tío, enfermo de alzheimer. «Javi nos contó que Lele se había mudado y que le había dicho que vendiese todos sus muebles», han contado en el pueblo y, además, empezó a vender algunos entre los vecinos porque la mujer iba a mudarse definitivamente.

 

Lele alquiló un vehículo el pasado 11 de julio con el que supuestamente iba a hacer la mudanza, pero no lo devolvió al día siguiente y, además, un familiar denunció su desaparición ante la Guardia Civil en La Línea. Finalmente los agentes encontraron el cuerpo sin vida de la mujer, semienterrado cerca de su chalet, en cal viva, tapada con unas maderas y con signos de violencia. El primer sospechoso fue el jardinero, quien hizo unas declaraciones contradictorias, alertando a la policía, hasta que finalmente confesó el crimen y ha ingresado en prisión provisional, comunicada y sin fianza. Javi mató a Lesley porque descubrió que había estado vendiendo sus enseres.