ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

El joven que falleció en un centro de menores Tierras de Oria de Almería murió por asfixia

El informe de la autopsia habla de una posible «compresión abdominal o la sofocación con almohada/colchón» después de ser atadao
El caso está bajo investigación de los Juzgados de Almería | España Diario

 

El informe de la autopsia del joven de 18 años que murió en el centro de menores de Tierra de Oria, de Almería apunta a que la causa de la muerte podría ser la asfixia. Según publicaba 'El País', existen «signos asfixiáicos generales» y no descartan que su muerte, que se califica de «súbita», fuera provocada por «la compresión abdominal o la sofocación con almohada/colchón». 

Cabe recordar que el joven fue sometido al «protocolo de contención» por seis guardias jurados consistente en dejar atado al chicho de pies y manos en su cama y boca  abajo. Durante este procesos se habría producido la asfixia como se deduce de las «livideces extensas de color azul oscuro» que tenía en su cara.

Un familiar de otro interno explicaba que el fallecido es un joven marroquí, Ilyas T. Al parecer, se le habría tenido que reducir al reaccionar de manera violenta cuando le reciminaron que se hiciera «un tatuaje en el brazo» de manera rudimentaria. El joven se provocó heridas, ya cicatrizadas, que también se recogen en el informe.   

Lo que se ve en la grabación

Una cámara en su habitación habría grabado la actuación de los guardias. En las imágenes se podría ver como lo atan boca abajo a la cama, con «la cabeza en almohada y colchón y se le ejerce presión con una rodilla en la escápula izquierda y con una mano en la espalda, aparte de sujetarle la cabeza». Además, se le sientan «en las extremidades inferiores y le hacen presión sobre zona lumbar».

Pasan diez minutos de este proceso, y una vez sujeto de manos y pies, Ilyas deja de moverse. Aun así, ya sin resistencia le colocan el cinturón abdominal. No se percatan de que se encuentra inconsciente y tardan 5 minutos más en llamar al medico. Este, tras dudar, «se acerca y llama al chico, que no responde, le toma el pulso» y le practica la reanimación cardiopulmonar ya sin éxito. 

El caso esta en los juzgados de Purchena, Almería, que determinará si hay alguna causa penal al respecto. Pese a que la Junta habló los primeros días de un infarto,  los forenses dejan claro en su informe que Ilyas tenía un corazón normal.

Se espera a un informe toxicológico que aclare la causa de la muerte, pues está diagnosticado está diagnosticado de TDHA (Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad), consumo de sustancias; desde los 10 años, y trastorno de adaptación ansioso-depresivo.  La Red Española de Inmigración y Ayuda al Refugiado, que podría ejercer como asusación popular, ve claros indicios de «homicidio imprudente».