Hallan con vida y en buen estado a la mujer desaparecida en Santa Fe, Granada

Llevaba desaparecida desde el pasado día 1 de marzo y ya se encuentra con sus familiares
Cartel en el que se anuncia el hallazgo de Ana María en buen estado | SOS Desaparecidos

 

La Policía Local de Santa Fe ha comunicado que Ana María Martínez Parreu, la joven de este municipio del área metropolitana de Granada desaparecida desde el 1 de marzo, ha sido localizada en buen estado y se encuentra con sus familiares.

A través de su cuenta oficial de Twitter, la Policía Local santaferina, que había solicitado colaboración ciudadana para dar con el paradero de la mujer de 28 años, ha agradecido la colaboración de todas las personas que han contribuido a su localización, cuya ayuda ha sido «incalculable».

Tras días sin saber de ella, una familiar residente en Granada capital había interpuesto denuncia ante la Policía Nacional para tratar de dar con el paradero de la joven, que sufre ataques de ansiedad.

Desde la Policía Local de Santa Fe se señaló, tras tener conocimiento de la denuncia, que se creía que podía estar por la zona del barrio de Almanjáyar, en la capital granadina, y llamó a retuitear esta información para darle difusión y a contactar con los servicios de emergencia y policiales en caso de información al respecto.

El anciano que murió en Sevilla junto a su hermano, detenido, estaba desatendido y pesaba 49 kilos

El hombre de 75 años que murió en su casa de Écija (Sevilla) junto a su hermano, que fue detenido y luego puesto en libertad, pesaba solo 49 kilos y estaba desatendido porque la muerte se la causó una neumonía «de caballo» de unos quince días de evolución.

Fuentes de la investigación han explicado a Efe que el fallecido, que había llegado a casa de su hermano desde Barcelona tras un divorcio, estaba lleno de suciedad, se hacía las necesidades encima y tenía el cuerpo lleno de heridas ulceradas.

El hombre murió el pasado 18 de mayo a las 13.30 horas, pero su hermano avisó al centro de salud a las 16.30 horas, y en ese intervalo le quitó la ropa al fallecido y la arrojó a la basura junto al carnet de identidad, que previamente había roto a trozos, uno de los motivos que hizo sospechar a los agentes y que provocó su detención, han añadido las fuentes.