Grave un agricultor tras ser agredido por un hombre que le pidió trabajo en Roquetas de Mar, Almería

El agresor le habría golpeado varias veces con una pierda o bloque del invernadero al decirle que no tenía trabajo, además de robarle el móvil
Imagen de archivo de una ambulancia de Andalucía | EspañaDiario

 

Un agricultor de El Parador de Las Hortichuelas, en Roquetas de Mar (Almería), permanece ingresado en reanimación en el Hospital Universitario Torrecárdenas de Almería, al que fue evacuado tras sufrir una agresión este jueves, presuntamente a manos de un hombre que le había solicitado trabajo.

Fuentes del Hospital Universitario Torrecárdenas han indicado que la víctima se encuentra en reanimación, «grave por estable», tras haber sido intervenido quirúrgicamente en el centro hospitalario de referencia de la provincia almeriense.

Por su parte, desde la Comandancia de Almería han trasladado a Efe que los hechos ya han sido denunciados por los familiares del agredido, así como que se están investigando los hechos para esclarecer lo ocurrido y localizar al presunto autor de la agresión, al parecer un hombre de origen africano.

Según la denuncia presentada por la familia de la víctima, los hechos tuvieron lugar sobre las 11:00 horas del pasado 8 de agosto, cuando una persona de «raza negra» accedió al invernadero del agricultor. Los familiares indicaron al instituto armado que dicha persona había golpeado en varias ocasiones con una piedra al agricultor, provocándole la rotura del tabique nasal y de la mandíbula, así como que se había llevado el móvil de éste, valorado en cien euros.

La esposa de la víctima ha explicado a Efe que el presunto autor de los hechos accedió al invernadero solicitando trabajo, que su marido le dijo que no tenía un puesto disponible en ese momento y que lo vio irse por un pasillo.

  

lo agarró del cuello y le «dio con una piedra o con uno de los bloques del invernadero»

«Tiene rota la mandíbula, la nariz y la parte superior de una ceja. Además le ha roto varios dientes. Se ha tirado ocho horas de operación y desde el viernes está sedado en el hospital. Tiene la boca sellada, con tornillos y placas por toda la cara, cuando despierte va a tener que estar un mes sin comer ni poder hablar», ha dicho.