ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Un funcionario herido en la cárcel de Morón en Sevilla

El recluso tiene antecedentes por agresión y además es reincidente
Imagen de archivo de una persona en un aprisión. | cedida
 

En la cárcel de Morón, un funcionario ha resultado herido tras haber sido agredido por un recluso al que le pidió que ordenara su celda, según denunció la Central Sindical Independiente y de Funcionarios, CSIF.

El hecho sucedió este miércoles hacia las 9.00 horas mientras el trabajador hacía su trabajo de guardia por el módulo 3. Allí abrió una celda para verificar en qué estado se encontraba y se llevó una sorpresa al verla «hecha una cuadra».

Entonces le pidió al recluso que debía limpiarla y le recordó que el mantenimiento de las zonas privadas -como la celda- son parte de las obligaciones que debe cumplir un interno en el centro penitenciario. Fue en este momento que se inició la agresión.

El recluso agrede al funcionario de la cárcel de Morón

La sugerencia que le hizo el empleado público no le gustó mucho al reo, quien respondió con una agresión. «No le estaba pidiendo nada del otro mundo» explicó una fuente del centro penitenciario a 'ABC'.

Tras negarse a la orden de limpiar su celda, el recluso tomó lo que los funcionarios llaman el 'arma de moda de las prisiones sevillanas', unas latas de refresco vacías depositadas en un calcetín o una bolsa y que lanzan hacia los guardias.

Como si esto fuera poco, el detenido se lanzó sobre el otro hombre y le dio una patada en la cara, causándole heridas en un ojo al punto de sangrar. Por fortuna los refuerzos llegaron a tiempo y pudieron reducir al agresor.

Un detenido con antecedentes agresivos

Mientras el funcionario era trasladado al hospital donde lograron curar la herida en el rostro, sus compañeros trasladaban al reo a aislamiento. Según la denuncia del CSIF, este hombre tiene en su historial varias agresiones.

Además apuntaron que tampoco es la primera vez que está en la cárcel, lugar que parece visitar con frecuencia tras cometer varios delitos.

El sindicato lamentó el hecho y una vez más denunció que no cuentan con el suficiente personal ni herramientas para defenderse ante este tipo de ataques por parte de los reclusos, sobre todo ahora que han puesto de moda el 'arma' de las latas de bebidas envueltas en bolsas o calcetines.