ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Un forense, sobre 'El Arropiero' antes de su detención: «Sabía matar y seguiría matando»

Posiblemente el que fue mayor asesino en serie de la historia de España, confesó 48 asesinatos cuando fue detenido en 1971
Manuel Delgado Villegas, más cononido como 'El Arropiero', confesó 48 asesinatos | EspañaDiario

Manuel Delgado Villegas, más conocido como 'El Arropiero', es posiblemente uno de los episodios más oscuros de la conocida como 'España Negra'. El que es considerado el mayor asesino en serie de España, confesó, tras su detención, haber matado a 48 personas tanto en nuestro país como en Francia o Italia. Fue uno de los primeros 'serialkillers' de nuestro país, que en su historia reciente cuenta con ejemplos como el 'asesino de la baraja' o 'el monje asesino'. 

 

Luís Frontela era un médico destinado en el Puerto de Santa María, en Cádiz, cuando Manuel Delgado se cruzó en su vida. Por entonces, era 1971 y un juez le encargó realizar la autopsia de un hombre en un río. 

Frontela vio su espíritu asesino en la autopsia de una de las víctimas

Los primeros indicios policiales hacían pensar que se trataba de una muerte natural, ya que como explica el forense a 'El Español', «no tenía signos externos de estrangulamiento». La realidad que extrajo Frontela, tras realizarle la autopsia, es que había sido víctima de un genio del crimen. 

TVE hizo un documental sobre la figura de 'El Arropiero' en 1993 | TVE

 

Pese a su aspecto rudo, la autopsia revelaba que 'El Arropero' no había cometido el asesinato por un ataque violento y descontrolado, sino que tenía una clara voluntad de matar. Esta primera víctima detectada murió después que lo estrangularan con el antebrazo.  

La pericia de su asesino fue tal que se necesitó la intervención de un experto como Frontela para poder hablar de un asesinato. Para el doctor melillense no había duda, el autor de aquel crimen «sabía matar y seguiría matando». Un documental de TVE, emitido en 1993, profundizaría en la figura del que es uno de los mayores criminales españoles. 

Se acabó demostrando el asesinato de al menos 7 personas

Sus sospechas se hicieron realidad 15 días después. Entonces otra joven apareció muerta en la misma población de la bahía de Cádiz. Delgado Villegas había sido visto en varias ocasiones con la víctima, hecho que llevó a su inmediata detención. Su arresto permitió destapar y resolver una serie de crímenes, tal y como había advertido Frontela: «Se fue hilando un caso con otro y entró en prisión porque tenía un reguero de sangre a sus espaldas». 

En su confesión tras ser detenido, Delgado se declaró autor de 48 asesinatos, entre ellos el de una anciana cuyo cadáver violó durante días. La policía, finalmente, solo pudo probar su participación en siete de ellos. Pese a la atrocidad de sus crímenes, no llegó a ser juzgado, ya que fue diagnosticado con una enfermedad mental. Estuvo internado en un centro especializado hasta su muerte en 1998.