La familia de Dana acusa a los padres de Sergio: «Quieren a mi sobrina porque les hace falta el dinero»

Florin Leonte explica que su otra hermana, médico y con varios hijos, quiere la custodia llevársela a Rumanía y alejarla de un entorno nocivo que no se preocupa por ella
La hija de Dana Leonte sigue en manos de la familia paterna | Telecinco

 

Dana Leonte no ha sido la única víctima producida por su asesinato a manos, presuntamente, del que fuera su pareja Sergio Ruiz. Su muerte y el ingreso en prisión de este, el pasado 28 de septiembre por orden del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 1 de Vélez-Málaga, ha dejado a su hija, que está a punto de cumplir 1 año, sin padres y al cuidado de unos casi extraños, su familia paterna. Pese a ello, los Leonte se muestran dispuestos a luchar en los tribunales por la custodia de la pequeña. 

El hermano de Dana confirmaba que actualmente la niña reside con un hermano de Sergio. «Hasta que detuvieron a Sergio, mi sobrina estuvo está en manos de un asesino. Ahora sigue con la familia de él y corre un grave riesgo aunque su padre ya esté en prisión», explicaba a 'El Español'. 

Según él, los abuelos paternos nunca se habían preocupado por el bebé: «ni siquiera le preguntaban a mi hermana si le hacía falta algo de dinero para pañales o comida». Además señala que podrían estar interesados en ella solo «porque les hace falta el dinero y saben que las administraciones otorgan ayudas a quienes asumen la custodia de un menor»

Luchan por una vida estable y alejada de cualquier peligro en Rumanía

Está previsto que los juzgados de familia dicten una resolución a lo largo de noviembre. Por parte de la familia materna, así su tía quién ha reclamado hacerse cargo de la pequeña Lucía. Su hermano asegura que esta médico de 42 años ya ha sido madre de varios niños y que en Rumanía puede darle una vida más estable que la familia de su padre.

Florin asegura que así se evitaría que «en cuanto crezca, se le señalará por la calle» por ser hija de un asesino. Tiene el temor que «los niños, aunque sin mala fe, se lo dirán en el colegio». Afirma que la niña se encuentra «muy delgada, con la carita triste» y que por tanto sería lo mejor que pudiera tener «una nueva vida en Rumanía con su tía». 

 

Comentarios