José Roselló, padre del pequeño Julen: «El pozo era una trampa mortal»

El hombre ha hablado de cómo están viviendo los meses posteriores a la muerte del niño y ha cargado también contra David, dueño de la finca de Totalán
El padre de Julen, José Roselló, ha concedido una entrevista a Telecinco | Telecinco

 

Tres meses han pasado ya desde que el pequeño Julen cayera al pozo de Totalán y perdiera la vida en un trágico suceso que mantuvo a mucha gente en vilo. A día de hoy, la lucha de los padres del niño para conseguir justicia sigue y se traslada a los medios de comunicación.

José Roselló, padre del menor fallecido, ha concedido una entrevista a Telecinco en la que explica cómo están las cosas ahora. «Felices no vamos a poder ser, pero amor y cariño no nos va a faltar a ella ni a mí por su parte», ha confesado tras asegurar que el pozo al que su hijo se precipitó «era una trampa mortal, invisible».

Según él mismo ha dicho, tras perder a sus dos hijos –hay que recordar que otro hijo de la pareja ya había fallecido años antes de forma súbita- su vida ahora se basa en «sobrevivir, intentar que los días no se hagan muy largos».

Y es que la pérdida del pequeño Julen fue un duro varapalo para ellos, algo que se hizo todavía peor, según cuenta, al tener que oír o leer comentarios sobre él y su pareja culpándolos de alguna forma de la muerte del niño. «Hemos tenido que ver imágenes y cosas que hacen daño. El mayor peligro que veía era que mi hijo pudiera tropezar y caer. Estaba a solo cinco u ocho metros, no como dice la gente», ha afirmado.

Imagen de la familia de Julen, su padre, madre y tio | EFE

 

Roselló ha confesado también que, desde entonces, la relación  con sus familiares se ha visto afectada: «Del 90% de mi familia estoy orgulloso, del otro 10% estoy dejando de creer desde hace dos meses y medio».

Críticas contra David, dueño de la finca

David Serrano, propietario de la finca en la que se encontraba el pozo, es todavía el centro de las críticas de José. «Lleva atacando desde el primer día: al pocero, al cuerpo del rescate, dudando de la profesionalidad de cuatro forenses. Ya no nos sorprende nada de David», asegura.

Imagen de David Serrano, dueño de la finca dónde Julen perdió la vida. | EFE

 

Esto lo dice después de criticar que David afirmara que Julen no murió por los golpes de la caída al pozo, tal y como reveló la autopsia, sino por los golpes de una piqueta durante el rescate. Sobre ese tema, el padre del niño se ha mostrado muy molesto: «La defensa de David salió diciendo que apoyábamos ese informe sin hablar con nosotros y era mentira que lo apoyábamos».

Según dice José, un punto importante en la muerte de su hijo fue el desconocimiento de la existencia de tal agujero en la finca: «Si me enseña eso y no lo tapa él, lo tapo yo. Era una trampa mortal, invisible. Si eso está bien tapado, es imposible que un niño entre ahí».

Comentarios