Detenido tras dejar un fallecido y un herido grave en un tiroteo en Granada

Ha ocurrido en el Parque de la Encina, en La Zubia
Los agentes han detenido a unos de los supuestos autores, a falta de más detenciones | España Diario

 

La Policía Nacional ha detenido a una persona y ha iniciado un dispositivo de búsqueda del resto de posibles autores de un tiroteo que se ha producido este lunes, 8 de abril, en el municipio granadino de La Zubia y que se ha saldado con la muerte de una persona cuyos datos de filiación no han trascendido.

Así lo han indicado a Europa Press fuentes policiales, después de que varios alertantes llamaran informando de una pelea a tiros entre dos grupos en el conocido como Parque de la Encina, en la calle Miguel Delibes de la localidad.

A la llegada de las fuerzas y cuerpos de seguridad y de las emergencias sanitarias al lugar de los hechos pudieron observar a dos personas heridas tendidas en el suelo, según han confirmado a Europa Press fuentes del servicio de emergencias 112. Una de ellas habría fallecido como consecuencia de las heridas.

La Policía, de su lado, ha interceptado en torno a las 19,20 horas el vehículo de uno de los supuestos autores de los hechos, procediendo a su detención, mientras que sigue buscando al resto de los presuntos agresores.

Condenan a prisión permanente revisable al hombre que violó y degolló a su ex pareja en Almería

La Audiencia Provincial de Almería ha condenado a prisión permanente revisable a Francisco S. G. S., el hombre que degolló a su expareja Toñi, tras torturarla y violarla durante una hora. Se convierte así en el primer condenado por prisión permanente por violencia de género en España. 

El tribunal ha hecho caso de la petición de la Fiscalía y la acusación particular que hace un mes.  Al inicio del proceso solicitaron la pena máxima, por un delito de asesinato y otro de agresión sexual, para Francisco ante «prolongado sufrimiento» al que fue sometido Antonia, de 33 años. 

Los hechos tuvieron lugar el 15 de enero de 2017. Según se explicó durante el juicio, el condenado entró en el domicilio de su ex en la población de Huércal de Almería, entre las seis y media y las siete de la mañana, con el objeto de satisfacer un «ánimo libidinoso».  La orden de alejamiento que pesaba sobre él no pudo evitar el trágico final para Toñi.