ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Bernardo Montoya asegura que golpeó a Laura Luelmo con una piedra «para que no sufriera»

El asesino de Laura Luelmo admite en su declaración que la engañó y que una vez dentro de su casa la maniató y le golpeó contra el suelo y después la remató en el maletero de su coche
Bernardo Montoya admite que remató a Laura con una piedra pero niega la agresión sexual | Cedida

 

Pese a que en los últimos días, Bernardo Montoya, asesino confeso de Laura Luelmo, ha dado una nueva versión sobre como fue la muerte de Laura Luesmo en su casa de El Campillo, Huelva, los investigadores siguen dado únicamente credibilidad a su primera declaración.

En esta, según explicaba el periodista Ángel Moya en 'OkDiario', habría confesado que después de haberla golpeado en su casa contra una mesa, la habría rematado en el maletero de su coche. «Vi que estaba viva y se quejaba de dolor le di con una piedra para que no sufriera», confesaba.  

Montoya confiesa que tenía en mente cometer el crimen 

En esta primer versión de los hechos, reconoció que utilizó un engaño para atraer a Laura a su casa. Primero, admite que habló con Laura fuera de la casa, cuando fue a encender un brasero, y que le indicó donde estaba un supermercado. Fue 25 minutos después cuando cometió unos hechos que según él «ya tenía la idea de lo que iba a hacer». Con la excusa de que le ayudará a entrar un sofá, la golpeó, la introdujo y la ató. 

Laura se intentó defender pero acabó inconsciente según Montoya | EspanaDiario

 

Montoya continúa relatando que cuando fue a recoger el brasero «ella me dio una patada y me dio tanta rabia que la cogí del pelo y la golpeé contra el suelo… cerré la puerta y ya estaba desmayada». Después de esto la metió en su maletero con una manta y se la llevó al campo, a la zona donde fue encontrado su cadáver, donde la golpeó con una piedra y la sacó del maletero «arrastrándola de los hombros». 

 

Negó que hubiera cometido una agresión sexual 

En su testimonio, Bernardo Montoya asegura que la joven profesora zamorana seguía viva minutos después y que si la acabó matando porque «se quejaba de dolor» y «para que no sufriera».  

El asesino de Laura Luelmo también niega en su declaración que la agrediera sexualmente pese a que los análisis forenses posteriores lo acabaron demostrando. «No hubo agresión sexual porque para hacer el amor yo necesito pastillas», sentenciaba.