ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Bernardo Montoya podría quedar en libertad por un fallo en la grabación de su confesión

Según su abogado, un problema con el cable hizo que no se registrará y que solo exista la transcripción por escrito de su explicación de como mató a Laura Luelmo
Un error podría dejar en libertad a Bernardo Montoya | Cedida

El caso del asesinato de Laura Luelmo, el pasado mes de diciembre en El Campillo (Huelva), podría dar un inesperado giro y es el que fuera el autor confeso del crimen, Bernardo Montoya podría quedar en libertad. Un problema con la grabación de su confesión podría dar con él en la calle en las próximas semanas, si así lo decide un juez.

Según parece, un fallo con el cable de la máquina que debía grabar la confesión provocó que está no quedará registrada. En esos momentos, nadie se dio cuenta del error y ahora los investigadores y las partes del proceso judicial solo cuentan con la transcripción por escrito. Este hecho ha llevado al abogado de Montoya a pedir su libertad, y de momento el magistrado ha admitido a trámite la petición.  

 

Confesó cinco días después de la desaparición de Laura 

Los hechos por los que Bernardo Montoya se encuentra en prisión provisional se remontan al pasado 12 de diciembre. Fue entonces cuando la joven profesora zamorana salió a hacer la compra en El Campillo, pueblo donde residía desde hace pocos días tras ser destinada a localidad vecina de Nerva para una substitución. A las pocas horas, su familia denunció su desaparición al no saber nada de ella. 

 

La joven profesora fue asesinada el pasado 12 de diciembre | España Diario

 

Los cuerpos policiales rápidamente centraron su investigación en Bernardo Montoya, un vecino de Laura que había cumplido pena de cárcel por un asesinato. El día 17, la Guardia Civil lo detiene y este confiesa que mató a la joven golpeándola con una piedra.

Acabó cambiando su versión de los hechos 

Durante la investigación posterior, se encontraron numerosas pruebas en su contra, entre ellas restos de sangre en la casa de Montoya y su coche. La autopsia también acabaría demostrando que Laura fue violada. 

Pese a ello, semanas después cambiaba su versión de los hechos y decidía inculpar del asesinato a su pareja Josefa. Esta versión fue totalmente desmentida por las pruebas periciales que lo mantienen en prisión, aunque ante esta nueva situación sobre su confesión, podría ser libre, siempre que los magistrados no valoren la alarma social que esto produciría. 

También te puede interesar: Bernardo Montoya escribe una extensa carta a AR: «No soy el asesino de Laura»