La autopsia preliminar de Julen resuelve que la defensa del dueño de la finca no tienen fundamento

Murió de un traumatismo craneoencefálico en la parte izquierda de su cabeza, además, presentaba restos de tierra incluso en su esófago y estómago
David Serrano, tío de Julen y dueño de la finca | La Sexta

 

Tras conocerse, mediante los resultados de la autopsia, que Julen murió de un traumatismo craneoencefálico en la parte izquierda de su cabeza y que, además, presentaba restos de tierra incluso en su esófago y estómago, quedan desmontados los argumentos de la defensa del dueño de la finca de Totalán (Málaga), donde ocurrió el desgraciado suceso.

De esta manera, y a falta de la autopsia definitiva que podría tardar unas semanas, queda bajo investigación del juez esclarecer las responsabilidades del fallecimiento de Julen.

Los argumentos de la defensa

David Serrano, dueño de la finca, y su defensa alegan que la muerte de Julen «se pudo producir durante las labores de rescate» y defienden que podría deberse al uso de una piqueta de 7 kilos de peso utilizada durante las maniobras de rescate. La defensa se basa en que con esa piqueta se extrajo la bolsa de chucherías que llevaba el pequeño y el cabello del menor.

De esta manera, la defensa del acusado ha intentado demostrar que la muerte de Julen no fue mediante la caída, sino que mantenía la vida cuando estaba en el pozo y fueron los trabajos de rescate los que acabaron con su vida.

A pesar de ello, los análisis tomados hasta ahora, determinan que Julen presentaba golpes en la parte izquierda de su cabeza, y no en la parte superior, como defiende el abogado de Serrano.

Otro punto en contra de la versión de la defensa es la hora de la muerte del menor malagueño. Tras determinar la hora, se entiende que cuando los equipos de rescate emplearon dicha herramienta, la piqueta de 7 kilos, Julen ya habría fallecido.

Los padres de Gabriel quieren incorporar a su causa la muerte de la hija de Ana Julia

Los padres de Gabriel Cruz han anunciado que solicitarán que se incorpore la deducción de testimonio de actuaciones que se llevaron a cabo en Burgos en relación con la muerte de la hija de Ana Julia Quezada, expareja del progenitor y presunta asesina del niño de 8 años.

Así lo han trasladado en una comparecencia ante los medios en la que Patricia Ramírez, madre del menor, ha explicado que estaba previsto solicitarlo durante la audiencia previa a la apertura de vista oral en el Juzgado de Instrucción número 5 de Almería, suspendida a petición de la defensa de Quezada.

 

Comentarios