Sale a la luz toda la verdad sobre el caso de Víctor Sánchez del Amo

El entrenador del Málaga ha sufrido un caso de extorsión

La difusión del vídeo íntimo de Víctor Sánchez del Amo, entrenador del Málaga, ha desatado una polémica que está en boca de todos los programas de televisión. El programa de Josep Pedrerol, 'El Chiringuito', defendió a capa y espada al técnico, que ha sido suspendido de sus funciones en el club. «Víctor es la víctima», comentaban los tertulianos del programa. Ahora, en 'Espejo Público' se ha explicado toda la verdad mediante algunas fuentes como 'Diario Sur'. 

Víctor Sánchez del Amo anunció en su cuenta de Twitter que estaba siendo víctima de acoso y extorsión y advirtió de que la publicación o distribución de un contenido de índole privado también es delito. Según ha podido confirmar 'Diario Sur', el técnico del Málaga habría sido chantajeado con 20.000 euros a pagar en bitcoins a cambio de no publicar las imágenes.

Víctor denunció por primera vez en Oviedo

El programa de 'Espejo Público' acaba de confirmar que el chantaje comenzó cuando el técnico se encontraba en Oviedo para dirigir a su equipo en un partido correspondiente a la jornada 22 de Segunda División, el día 5 de Enero este año. Al parecer el vídeo fue grabado sin el consentimiento de Víctor. La primera denuncia la presentó el entrenador en la comisaría de Oviedo.

Después, una vez en Málaga, acudió a la Comisaría Provincial y amplió la primera denuncia. Allí, informó de que habían captado unas imágenes suyas sin su consentimiento y que además se estaban difundiendo, según recoge 'Diario Sur'.

La única incógnita de este suceso es saber como se captaron las imágenes. Podría haber sido mediante un 'hackeo' del ordenador de Víctor Sánchez del Amo, que habría sido grabado cuando mantenía una conversación con alguien y sin que fuera consciente de que esa persona había empezado a grabarlo. Actualmente la investigación está a cargo de los grupos de Ciberdelincuencia de la Policía Nacional.

Casos similares como los de Olvido Hormigos o Pipi Estrada

Además, las diferentes fuentes judiciales alertan que la colaboración en la difusión constituye una vulneración al derecho a la propia imagen, lo que puede suponer penas de  prisión desde tres meses a un año. 'Espejo Público' ha recordado otros famosos casos de extorsión como los que vivieron Olvido Hormigos o Pipi Estrada.