Desastre en el País Vasco: El derrumbe del vertedero provoca un terremoto ambiental y político

Once días después del derrumbe, sigue la búsqueda de dos trabajadores que quedaron sepultados mientras siguen los análisis de elementos contaminantes

Imagen de un vertedero incendiado
El pasado jueves 6 de febrero el vertedero de Zaldibar colapsaba junto a medio millón de toneladas de residuos no urbanos | Agencias

El derrumbe del vertedero de Zaldibar ha costado la vida a dos operarios y ha abierto una crisis ambiental, con contaminantes en el aire, en el agua y con restricciones para la población, y ha desatado también una crisis política en Euskadi.

El pasado jueves 6 de febrero el vertedero de Zaldibar, una pequeña localidad rural vizcaína muy cercana a las poblaciones de Ermua y Eibar, colapsaba junto a medio millón de toneladas de residuos no urbanos y sepultaba a dos trabajadores, Alberto Sololuze y Joaquin Beltrán.

Tras los primeros intentos de rescate, que empezaron el mismo jueves, se tuvieron que cancelar en la madrugada del viernes por los primeros indicios del que acabaría desencadenando una crisis ambiental.

Primera crisis ambiental: el amianto

La presencia de amianto en los residuos no urbanos hizo saltar todas las alarmas, ya que se trata de un producto cancerígeno. Después de ocho horas buscando entre los escombros, los servicios de emergencias tuvieron que detener la búsqueda, así como ducharse y meter la ropa en una bolsa precintada para descontaminarla del cancerígeno amianto.

Según el Gobierno vasco, el vertedero había recibido unas 9.780 toneladas de este material en los últimos tres años. La mayoría de amianto va dentro de placas de fibrocemento, muy usado como material de acabado en construcción hace 40 años. Así no es peligroso, pero si se rompe y se inhala es cancerígeno, lo que paró todo el rescate.

La Administración vasca tenía constancia de que allí había amianto, ya que desde 2017 la empresa propietaria del vertedero figura en el registro de empresas en riesgo de amianto. Pero el llamado ‘asesino silencioso’ no tenía la catalogación de ‘residuo peligroso’ ya que cumplía unas condiciones de depósito, pero que aparentemente se habría roto al producirse el derrumbe de la ladera.

Imagen de unos reporteros con mascarillas
Tras los niveles anormales de dioxinas y furanos se recomendó a los vecinos de los municipios cercanos cerraran las ventanas y que no hicieran deporte | Agencias

Segunda crisis ambiental: dioxinas y furanos

El viernes 14 saltan de nuevo las alarmas: los análisis detectan dioxinas y furanos en el aire en proporciones 40 veces superiores a los normales. El origen está en los fuegos por la combustión de metano en la parte alta del vertedero.

Hace medio año, una inspección había detectado que dos de las chimeneas instaladas para desahogar el metano que genera la materia en descomposición estaban obturadas. Sin embargo, lo que está claro es que el derrumbe del día 6 de febrero taponó todas las chimeneas produciendo, posiblemente, que los escombros entrasen en combustión.

Tras estos niveles anormales de dioxinas y furanos, se recomendó a los vecinos de los municipios cercanos de Zaldibar, Ermua y Eibar, que cerraran las ventanas y que no hicieran deporte al aire libre hasta nuevo aviso.

De hecho, solo un día después de conocerse estas medidas preventivas, miles de personas, muchas con mascarillas, se manifestaron en Zaldibar para exigir que se asuman responsabilidades. Además, el Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol decidió suspender el partido entre el Eibar y la Real sociedad prevista para el pasado sábado.

No obstante, dos días después de detectarse las dioxinas y furanos, responsables del Laboratorio de Salud Pública del Departamento vasco de Salud y del Servicio de Aire del Departamento de Medio Ambiente aseguraron que la exposición a furanos y dioxinas – en proporción 50 veces por encima de los habituales en estas zonas cercanas al vertedero – no tienen afección a la salud «a corto ni a largo plazo».

Vigilancia de los contaminantes

A partir del derrumbe, la Agencia Vasca del Agua puso en marcha una red de control para analizar de manera diaria la posible presencia de lixiviados. Según los últimos análisis no existe superación de las normas de calidad ambiental en ninguno de los parámetros analizados (hasta el día 11, último día con datos disponibles), con excepción del amonio en los puntos 3 y 4 (regata del río Aixola aguas abajo del vertedero y río Ego, tramo entre Ermua y Eibar), achacados a los lixiviados de la escombrera y a las aguas urbanas no recogidas en los colectores, respectivamente.

Asimismo, el muestreo advierte la presencia de algunos disolventes orgánicos, hidrocarburos, metales como cadmio y níquel, aunque se concentración no parece ser relevante.

En cuanto a la vigilancia del aire, se recogen muestras de manera manual en Ermua, Eibar, Zaldibar, Mallabia y Elgeta, además de los dos laboratorios móviles. Estas unidades, además de medir metales pesados y amianto, también cuentan con un captador de partículas de alto volumen para dioxinas y furanos, compuestos químicos y orgánicos también cancerígenos.

Los resultados hasta ahora no apuntan a que haya incidencias notables ni presencia en estas localidades de amianto. Sin embargo, cada día sobre las siete de la tarde, el departamento publica una nota en la que valora el nivel de cada uno de los objetos de estudio y emite una conclusión sobre la calidad general del aire. 

Imagen de una manifestación en Zaldibar
Miles de personas, muchas con mascarillas, se manifestaron en Zaldibar para exigir que se asuman responsabilidades | Agencias

Crisis política: elecciones

El derrumbe del vertedero también ha colapsado la política vasca tras la convocación de elecciones autonómicas anticipadas, después de que el lehendakari, Iñigo Urkullu, lo anunciara el pasado lunes 10 de febrero.

Este martes 18 de febrero el lehendakari, junto a cuatro consejeros, comparecen en el Parlamento vasco para dar explicaciones del caso. Urkullu reconoce los «errores que hemos podido cometer» en el operativo que las administraciones vascas han cometido respeto al vertedero de Zaldibar.

El lehendakari ha evitado profundizar en su primera intervención sobre las posibles causas del accidente y no ha hecho ninguna referencia a las irregularidades detectadas por Medio Ambiente el pasado mes de junio de 2019.

La tragedia de Zaldibar y su gestión han llevado a Urkullu a sufrir sus horas más bajas desde 2012 acorralado por la oposición. Ante este escenario el lehendakari adelantó las elecciones vascas previstas para el próximo mes de septiembre.


Comentarios

envía el comentario