Lucha contra el cambio climático: una universidad española liderará una investigación en la Antártida

Un grupo de científicos de la UPC analizarán el impacto de la contaminación ambiental y acústica en el continente helado
Imagen de un pingüino en la Antártida
Los efectos del cambio climático están castigando duramente la Antártida | Archivo

 

Un grupo de investigadores de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) liderará una expedición científica a la Antártida que tendrá el objetivo de analizar los efectos del cambio climático y el impacto de las actividades humanas sobre los ecosistemas polares. Un importante proyecto que se llevará a cabo a partir del despliegue de sensores acústicos permanentes.

En este sentido, los científicos quieren recopilar datos que indiquen el estado de conservación en que se encuentra la Antártida y como era la zona antes de la llegada de la actividad humana. Según los impulsores del proyecto, los resultados finales permitirán saber en qué estado estaba este continente antes de la influencia de la contaminación. Una acción que permitirá en un futuro saber cómo actuar a nivel medioambiental para paliar el aumento de la polución en la zona.

 

 

La contaminación acústica

«El ruido está aumentando, hay más actividades humanas en el mar y, diariamente, hay más de 50.000 barcos de carga que transitan por el mar y también otras actividades que hacen que el ruido aumente y sus efectos también», ha explicado el investigador Michel André, director del Laboratorio de Aplicaciones Bioacústicas (LAB) de la UPC.

André ha partido en una expedición hacia la Antártida para recoger las primeras medidas del estado acústico del océano en este punto del planeta y ensayar la instalación de estaciones permanentes de escucha que sirvan para monitorizar los efectos del cambio climático en la biodiversidad antártica.

«Tengo el privilegio de contemplar la naturaleza en su expresión de pureza superlativa, donde el silencio de la vida salvaje se propaga sin fin en el océano, protegido por el hielo milenario de la Antártida. Este equilibrio es, sin duda, muy frágil. Está en nuestras manos aceptar el reto de preservarlo para las generaciones futuras», ha dicho el investigador antes de iniciar su viaje.

 

Los aparatos que se utilizaran

El proyecto contempla instalar tecnología de hidrófonos, una especie de micrófonos y sensores adaptados al agua, capaces de grabar sonidos audibles, pero también infra y ultrasonidos provenientes de cualquier fuente biológica o generada por actividades humanas. También se instalarán ordenadores que utilizan técnicas de Inteligencia Artificial.

Una vez instalados los equipos en la Antártida, los datos recogidos serán procesados y analizados en el LAB, vinculado a la Escuela Politécnica Superior de Vilanova i la Geltrú (EPSEVG), que ya dispone de sensores en casi todos los océanos y, a partir de ahora, la Antártida será también un nuevo punto del mapa que se podrá estudiar.

En 2018 el mismo laboratorio también instaló un observatorio acústico en el Amazonas, junto con otros investigadores de Brasil y Australia.

Más notícias de la categoria Actualidad



Comentarios

envía el comentario