¿TE ENCANTA SÁLVAME?

Únete al nuevo grupo de Facebook para comentar, cotillear y disfrutar con Sálvame. PINCHA AQUÍ, ¡te encantará!

Hallan una súper tortuga gigante más grande que un coche

En Colombia han encontrado resto de la ‘Stupendemys Geographicusdel’, una tortuga gigante que existió hace unos 60 millones de años
Imagen de un caparazón de tortuga gigante
'Stupendemys Geographicus' era enorme y pesado | Edwin Cadena

Nuevos hallazgos sobre la tortuga conocida como ‘Stupendemys Geographicusdel’, demuestran que se trata de la segunda tortuga más grande de la historia, del tamaño de un coche, y solo siendo superada por Archelon, la tortuga más grande que se conoce hasta ahora.

Los primeros fósiles fueron encontrados en la década de 1970, pero se encontraron pocas pistas en referencia al animal. Pero ahora, los nuevos hallazgos han permitido localizar un caparazón de 2,86 metros de largo, incluso más grande que el de Archelon, así como restos de la mandíbula inferior.

«Stupendemys Geographicus era enorme y pesado. Los individuos más grandes de esta especie tenían el tamaño y la longitud de un automóvil sedán si tenemos en cuenta la cabeza, el cuello, la concha y las extremidades», dijo Edwin Cadena, paleontólogo de la Universidad del Rosario en Bogotá.

«Su dieta era diversa, incluidos animales pequeños como peces, caimanes, serpientes, así como moluscos y vegetación, en particular frutas y semillas», agrega el científico. Según el paleontólogo, este animal se encontraba en el fondo de lagos de agua dulce, así como en ríos, y estaba dotado de una potente mordida capaz de atacar fácilmente a cocodrilos.

No era el único gigante

En este sentido, se estima que la tortuga gigante compartió el entorno con cocodrilos gigantes, incluido el caimán Purussaurus, de 11 metros de largo. De hecho, uno de los fósiles de 'Stupendemys' tenía incrustado un diente de cocodrilo de 5 centímetros.

Según Cadena, «es muy difícil pensar que sólo hubo una razón por la cual estos animalesdesarrollaron un gigantismo. En primer lugar, Cerrejón (lugar donde se encontró el caparazón) es una de las primeras localidades que conocemos justo después de la extinción de los dinosaurios».

La desaparición de los dinosaurios significó que las tortugas ya no tenían esos grandes predadores, porque «seguramente los ancestros de estas tortugas vivieron al mismo tiempo que los dinosaurios y tuvieron que competir por espacio y por comida o tratar de evadir ataques».

El segundo factor es que las tortugas, serpientes y cocodrilos en Cerrejón competían entre sí por espacio y alimento. «Si el predador crecía la presa también tuvo que crecer para poder sobrevivir y ambas continuaron aumentando su tamaño en una secuencia de eventos».

Finalmente, todo esto fue ayudado por una temperatura elevada, que en los reptiles es fundamental porque dependen de la temperatura exterior para funcionar bien.



Comentarios

envía el comentario