El supuesto 'tongo' de la Lotería de Navidad llega a los tribunales

Un vecino de Albacete solicita a la Audiencia Nacional que investigue los hechos
Piden a la Audiencia Nacional que se precinte el bombo del sorteo | España Diario

El Sorteo Extraordinario de Navidad de la Lotería Nacional, celebrado durante la mañana del pasado 22 de diciembre, trajo una lluvia de champán y millones en diferentes puntos de España, pero también polémica. Pese a que la entidad ya ofreció explicaciones, muchos participantes siguen señalando que uno de los operarios introdujo una bola en el bombo de forma sospechosa, y que por lo tanto hubo ‘tongo’ en el sorteo.

Lejos de quedarse en una simple anécdota, un vecino de Albacete llamado Paco Reina ha decidido llevar el asunto a los tribunales y solicita a la Audiencia Nacional que investigue si el sorteo se llevó a cabo de forma limpia, según ha informado la ‘Cadena SER’.

Un albaceteño pide medidas cautelares

Cabe destacar que, desde Loterías y Apuestas del Estado, se informó de que el movimiento del operario se debe a un procedimiento protocolario del sorteo por el cual, si una bola se cae o extravía del bombo, se vuelve a introducir de forma manual. 

Al parecer, las explicaciones del organismo no convencieron al albaceteño, motivo por el cual pidió medidas cautelares a la Audiencia Nacional, como que se precintara el bombo en el que se introdujo la bola supuestamente manipulada, para determinar si todas coincidían con las del sorteo.

Posibles cambios en los números premiados

Si la Audiencia Nacional llegara a aplicar medidas cautelares u ordenara la repetición del sorteo, supondría un cambio sin precedente en los números premiados. De hecho, la cuestión de la bola introducida manualmente en el bombo no sería la única anomalía que se produjo el 22 de diciembre.

Según informa ‘Diario Jaén’, varias personas habían comprado décimos con el número 94481. Durante el sorteo, una de las niñas de San Ildefonso anunció que dicho número había sido premiado con 1.000 euros. No obstante, cuando los poseedores del décimo acudieron a la administración para cobrar el premio, comprobaron que había habido un error en directo sin que el notario rectificara a la menor.