INVITACIÓN OFICIAL:

Únete al nuevo grupo oficial de Facebook de Corazón y Famosos. Cotilleos, fotos, vídeos, encuestas... ¡PINCHA AQUÍ Y ÚNETE!

Auge y caída de Sito Miñanco: quién es el Pablo Escobar español

Todo sobre la vida de Juan Ramón Prado Bugallo, el narco español que creó su propio imperio.
Foto de Sito Miñanco durante uno de sus juicios en 2018
Tras su última detención en 2018, Sito Miñanco se enfrenta de nuevo a la cárcel | Agencias

¿Quién es Sito Miñanco? CuLa serie de televisión Fariña, que en 2018 se ganó el aplauso unánime de crítica y público, retrata con un sorprendente realismo como el auge del tráfico de drogas y el contrabando de tabaco se convirtieron en la Galicia de los años ochenta en el medio de subsistencia de los jóvenes de las familias trabajadoras que sufrían los efectos del paro y la precariedad.

Muchos se convirtieron en grandes capos estrechamente conectados con los jefes de la droga en Colombia y México. Entre ellos destaca un nombre, Sito Miñanco, al que muchos ven como el Pablo Escobar español. Te contamos cómo levantó su imperio de la nada.

Quién es Sito Miñanco: sus origenes

En un pequeño municipio de las Rías Baixas llamado Cambados, en Galicia, nace el 23 de septiembre de 1955 Juan Ramón Prado Bugallo en el seno de una humilde familia de tradición marinera conocidos como ‘os Miñancos’. 

Cuando es aún un muchacho, algunas familias de la costa gallega que sufren los impactos de la decadencia económica empiezan a ver en la orografía de la zona, ideal para esconder embarcaciones, una oportunidad para canalizar el contrabando de tabaco en la península. La ría de Arousa se convierte en foco especial de un suculento nuevo tipo de negocio.

A principios de los años ochenta, Prado Bugallo se siente atraído como muchos jóvenes del lugar hacia el dinero fácil que proporciona el contrabando de tabaco y entra en una de las principales organizaciones ilegales, el ROS. En la prisión de Carabanchel, donde cumple su primera condena tras ser detenido, hace sus primeros contactos con el Cartel de Medellín.

Lo que hace especial a Prado Bugallo, desde entonces conocido como Sito Miñanco, es su visión para los negocios y su determinación. Él fue el pionero en el paso del contrabando de tabaco al narcotráfico de drogas aprovechando la popularidad del hachís y la cocaína entre la población local y la conexión directa de la costa gallega con el continente americano.

Más tarde vendría la ostentación, aunque los que le conocieron bien aseguran que no quería dinero, sino poder. Muchos describen a Sito Miñanco como un tipo distante e influenciable, pero también el único de los grandes narcos gallegos que supo salir del marco mental de las Rías Baixas y ver mundo. 

Así creó su imperio Sito Miñanco

La introducción de Sito Miñanco en el negocio de la droga, sin perjuicio de sus negocios con el tabaco, le hace aumentar su fortuna de forma exponencial, y desde aquel momento su vida empieza a tener un curso similar al del narcotraficante más célebre del mundo, Pablo Escobar. 

Al salir de la cárcel después de su primera condena, Sito Miñanco establece una estrecha colaboración con el cartel colombiano para trasladar droga desde Panamá hasta las Rías Baixas. Allí conoció a su mujer, Oladys Rivera, sobrina de un ministro panameño, y empezó a sentirse atraído por la acumulación de ganancias y de poder.

El origen humilde de Pablo Escobar y Sito Miñanco, y la asombrosa rapidez con la que logran levantar su imperio, coincide con su inclinación a la ostentación del poder que acumulan. En 1986, el narco gallego compra el Club de Fútbol de Cambados y lo lleva de Primera Regional a Segunda B, y empieza a gastar en sus caprichos de persona hedonista y presumida.

Coches de lujo y trajes caros delatan a Sito Miñanco como uno de los narcotraficantes en auge de la zona, y como le sucedió a Pablo Escobar, comete algunos errores graves que más tarde le pasarán factura: abre una inmobiliaria como fondo de jubilación familiar en forma de solares, naves, pisos, bajos y casas. Sito llama cada vez más la atención.

En paralelo, sin embargo, se ocupa de tejer una compleja red de seguridad formada por soplones a sueldo de la guardia civil y policía nacional, y matones que ejercen la extorsión para evitar delaciones y presionar a los mandos policiales. Sito Miñanco consigue incluso que la operadora Telefónica le avise de los pinchazos a su teléfono.

Algo diferenciaba a estos dos personajes. Sito llegó a trabajar para el cártel de Medellín, aunque nunca trató directamente con su capo, Pablo Escobar. Sin embargo, siempre contó a su entorno cercano que consideraba al narco colombiano como un loco paranoico, y llegó a evitar ejecuciones de gente sentenciada por Escobar. Sito Miñanco prefería la discreción.

La caída: detenciones y condenas 

En un momento dado, Sito Miñanco tiene bajo su control una extensa red que va desde el continente americano hasta África, con puertos en Dakar, Cabo Verde, Senegal y Togo. En 1994 y tras varios meses detrás, es detenido en Pozuelo de Alarcón y condenado a 20 años de cárcel por tráfico, evasión de impuestos y falsificación de documentos.

Tras salir en libertad condicional siete años después, es de nuevo detenido mientras supervisa el desembarco de 5 toneladas de cocaína y recibe una nueva condena de 16 años y 10 meses como líder de una organización internacional de narcotraficantes

En la cárcel, Sito Miñanco sigue controlando sus negocios a través del soborno de las autoridades penitenciarias que hacen la vista gorda con sus comunicaciones. En 2018 vuelve a ser detenido en Algeciras, donde vivía en régimen de tercer grado, al ser acusado de liderar una trama de narcotráfico entre Albania, Italia y Holanda.

Durante todos estos años en los que Sito Miñanco ha estado entre la cárcel y los permisos, la policía ha ido descubriendo las sorprendentes dimensiones de su imperio, desde el patrimonio acumulado en la inmobiliaria familiar hasta la multinacional que, según la Audiencia Nacional, transportaba toneladas de cocaína en contenedores, pesqueros y planeadoras.

Cuando fue detenido en 2018, Sito Miñanco se encontraba durmiendo en la cama tapado solo con unos calzoncillos azules. Cuando la policía registró su hogar encontraron un ejemplar plastificado del guión de Fariña, la serie en la que le da vida el actor Javier Rey.



Comentarios

envía el comentario