Naturaleza al límite: esta es la nueva especie protegida por peligro de extinción

Imagen de un sisón común
El sisón común acaba de ser declarado especie protegida | SEO/BirdLife

El sisón común acaba de ser catalogada como especie en peligro de extinción, después que el Convenio sobre Conservación de Especies Silvestres Migratorias asumiera el riesgo de que esta ave pueda desaparecer.

El acuerdo, una iniciativa de España y defendida a través del Ministerio para la Transición Ecológica, también implica la protección de su hábitat así como acciones para reducir las amenazas que afectan a este ave. De este modo, se le ha dado el máximo rango de protección.

Esta decisión obligará a España y a las comunidades autónomas a elaborar planes de recuperación para este animal, una especie donde su población de ha visto drásticamente reducida por culpa de la intensificación de las actividades agrícolas, ya que es una especie que habita en medio agrarios.

Una especie al límite

Antes, el sisón común era una especie muy común en los campos, pero actualmente sufre una situación alarmante. En los últimos 11 años, su población se ha reducido en un 48% según los datos de la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife).

Si miramos más atrás, desde 1998 hasta 2017, el sisón común ha sufrido un declive del -76%. Una situación que a nivel europeo no es mucho mejor, ya que la tendencia entre 1998-2015 ha sido de un disminución del 72%.

Intensificación agraria

El sisón sufre un retroceso porque la intensificación agraria destruye los pequeños lugares donde estas aves hacen su parada nupcial, unas exhibiciones muy vistosas que incluyen cantos y, en ocasiones, saltos con pequeños vuelos muy característicos.

Estos lugares de exhibición son algo así como un ‘escaparate’ en la que los machos muestran sus habilidades y capacidades antes de que la hembra elija el ganador del concurso, que suele situarse en el punto más central y vistoso de la escena. «Antes, estos lugares reunían a 80 machos y la hembra tenía donde elegir; ahora a veces solo acuden 10 machos, y la hembra no encuentra su pareja», explica Juan Carlos Atienza, responsable del área de conservación de Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife).

El sisón necesita barbechos, espacios abiertos, con leguminosas, con insectos, en donde los cultivos le dejen espacio para sus curiosos cortejos. Sin embargo, la transformación de estos campos en terreno de cultivo intensivo ha eliminado los espacios abiertos con vegetación de flores y plantas silvestres, lugares en los que el sisón y otras aves esteparias encuentran su alimento.


Comentarios

envía el comentario