Sacrificarán 53.000 pavos tras el primer brote de gripe aviar desde el 2017

La gripe que ha afectado a las aves es considerada una cepa de la gripe aviar

Las autoridades sanitarias de Hungría informaron hoy de que sacrificarán 53.000 pavos por un brote de gripe aviar H5N8, el primero detectado en el país centroeuropeo desde 2017.

Este es el primer caso documentado en casi tres años, ya que el último brote detectado fue en abril de 2017, según informó la Oficina Nacional de Seguridad de la Cadena Alimentaria (Nébih).

Medidas de seguridad

El brote se detectó en una granja de pavos de la provincia de Komáron-Esztergom, norte del país, y como principal medida de seguridad las autoridades sacrificarán a más de 53.000 pavos de la explotación.

Las autoridades veterinarias húngaras han ordenado también mantener a todas las aves de corral en granjas cerradas.

Por otra parte, se ha creado una zona de seguridad en un radio de 3 kilómetros alrededor de la granja y otra de observación de 10 kilómetros.

En esas zonas las autoridades controlarán las granjas, mientras que también se introdujeron limitaciones de transporte, para detener eventuales contaminaciones.

El comunicado de Nébih señala que en Europa no se han detectado aún casos de contagio en humanos en relación con la cepa H5N8.

Cepa de gripe aviar

El brote de gripe que ha afectado a las aves es considerada una cepa de la gripe aviar. Esta cepa de la gripe aviar causó por primera vez un brote en Asia en los primeros meses de 2014, que después se detectó en Europa a finales del mismo año.

Entre 2016 y 2017 en Hungría se sacrificaron más de 2,5 millones de aves de corral para frenar el brote de H5N8.