Horrible: Malos tratos, insultos y abandono a los mayores en una residencia de Murcia

Los familiares de los ingresados ya han denunciado: «No les tratan con el respeto que merecen»

Imagen de archivo de una mujer de edad avanzada sentada y con las manos cruzadas
Familiares de las ingresados han denunciado varios hechos tras detectarlos en la residencia | Pixabay

Una situación de malos tratos y abandono a mayores es lo que se estaría viviendo en una residencia de la localidad murciana de El Palmar, concretamente en la residencia Obispo Javier Azagra. 

La Policía Nacional ya se encuentra investigando los hechos después de que tres personas hayan denunciado lo que, presuntamente, está sucediendo en el centro para mayores, dependiente del Instituto Murciano de Acción Social.

Una de las denunciantes ha explicado la situación de su madre en la residencia, en testimonios recogidos por ‘La opinión de Murcia’. «Los tienen con pañales sin cambiar durante horas», asegura la mujer, quien también afirma que, a los pocos meses de ingresar allí a su madre se dio cuenta de que «no estaba bien atendida».

«Mi madre y otros residentes tienen numerosos hematomas porque no saben cogerlos bien», cuenta. Pero, según explica, la cosa no se queda ahí, y es que las personas mayores también se estarían viendo sometidas a cierto maltrato psicológico: «Les dicen que van a terminar abandonados y cuando he ido de visita escucho hasta insultos a los mayores. No les tratan con el respeto que merecen».

Otra de las hijas de una ingresada en la residencia denuncia también una falta de supervisión de los mayores: «En una de las visitas no la encontraban, no estaba en la sala, ni en el jardín, la buscamos en la zona de peluquería y en el podólogo y no dábamos con ella. Hasta que la encontramos encerrada en el baño».

Según se ha podido saber, el pasado 20 de febrero ya acudió una médico forense al centro para examinar la situación del mismo y de las personas allí ingresadas. Sin embargo, una de las denunciantes afirma que de poco sirvió la visita pues las preguntas a los mayores fueron «en una habitación en la que también estaban las supervisoras».


Comentarios

envía el comentario