Hallan la primera aldea humana que fue arrasada por un cometa

Un gran cometo fragmentado acabó con una aldea en el norte de Siria, el Abu Hureya, hace unos 12.800 años

Imagen de un meteorito impactando con la Tierra
Un gran cometo fragmentado acabó con una aldea en el norte de Siria | PixaBay

La humanidad siempre ha estado expuesta a la posible colisión de un cometa o meteorito. En la era de los dinosaurios, por ejemplo, un meteorito acabo con su presencia en la faz de la Tierra, pero nunca se había encontrado nunca un caso parecido que afectara a los humanos. Hasta hora.

Unos estudios del año pasado daban la idea que hace 12.800 años, un gran cometa estrelló contra la Tierra. Tras explotar en la atmósfera, sus fragmentos se dispersaron y hasta el momento se han encontrado ya una docena de lugares de impacto en varios cometas.

Este cometa incendió, de un solo golpe, cerca del 10% de la superficie del planeta, y fue el responsable directo de un drástico enfriamiento del clima, conocido como Younger Days, que provocó la extinción de la megafauna del Pleistoceno en todo el mundo. Pero este comenta, también cayó directamente sobre un asentamiento humano en el norte de Siria.

Así lo ha publicado un equipo de investigadores de la Universidad de California en Santa Bárbara. El lugar, hoy bajo las aguas tras la construcción de la presa de Taqba en el río Éufrates, es un sitio arqueológico bien conocido, el Abu Hureya. Entre los materiales de construcción de este sitio, los arqueólogos han vidrio fundido, algo que solo se forma a temperaturas extraordinariamente elevadas.

La prueba del vidrio

La formación del vidrio no pudo ser obra de los humanos, ya que necesita una temperatura más elevada de la que ellos podían conseguir en aquel momento e incluso más elevadas de las que provocan el fuego o las erupciones volcánicas.

«Para ponerlo en perspectiva, estas temperaturas tan altas derretirían por completo un automóvil en menos de un minuto. Tal intensidad solo podría haber sido el resultado de un fenómeno extremadamente violento, de alta energía y alta velocidad, algo como un impacto cósmico», explica el arqueólogo James Kennet, uno de los autores del estudio».

El impacto

La hipótesis del impacto de los fragmentos de cometa ha ido ganando fuerza durante los últimos años tras múltiples nuevos descubrimientos, entre ellos un joven cráter de impacto bajo un glaciar en Groenlandia o el hallazgo de cristal fundido en el asentamiento de Pilauco, en el sur de Chile.

De hecho, es el primer lugar del planeta donde se pueden documentar los efectos directos de un impacto sobre un asentamiento humano. «La aldea de Abu Hureya fue destruida de forma abrupta», explica Kennett. A diferencia de las evidencias de Pilauco, en efecto, Abu Hureya muestra signos directos de un desastre improviso. 

Además, según los autores del estudio, el gran cometa fue fragmentado, ya que este tipo de materiales de vidrio se han llegado a encontrar dispersos en más de 14.000 km de los hemisferios Norte y Sur. «Un solo impacto importante de asteroide no habría causado materiales tan dispersos como los descubiertos en Abu Hureyra», añade Kennett.


Comentarios

envía el comentario