Surrealista: Un perro denuncia su propia desaparición en una comisaría de policía

El animal perdió de vista a sus dueños en una ciudad de Texas, en Estados Unidos, y acudió a una comisaría solo

Imagen de un perro a dos patas en una comisaría de policía de Texas
El perro se presentó solo a la comisaría de policía | Odessa Police Department

Historia surrealista la que nos llega desde Texas, en Estados Unidos, donde un perro que se perdió denunció su propia desaparición ante la policía. Los hechos tuvieron lugar en la ciudad tejana de Odessa el pasado 12 de febrero a primera hora de la mañana, después de que el animal y sus dueños se perdieran la pista.

El protagonista de esta historia, llamado Chico, se dio cuenta de que se había perdido y, inexplicablemente, él mismo decidió presentarse en una comisaría para hacer ver a los agentes que no encontraba a sus dueños. Los hechos cogieron por sorpresa a los policías, que no pudieron contener las risas cuando el animal se puso a dos patas ante la ventanilla para informar de la situación. Un momento que los agentes aprovecharon para inmortalizar con fotos y publicarlas a las redes sociales.

Los agentes estuvieron un buen rato con el perro, pero, en un momento dado, Chico decidió de golpe volver corriendo a casa y abandonar la comisaría a gran velocidad sin que la policía pudiera seguirle la pista. «Pensamos que quería presentarse a un puesto en el departamento K-9 de la policía canina», bromeaba en ‘Facebook’ uno de los agentes.

Reencuentro entre perro y dueños

Tras su marcha de comisaría, los agentes estuvieron un buen rato intentando localizar al animal sin éxito, pero el susto pasó una vez se supo la gran noticia: Chico había vuelto a casa y se había reencontrado con sus dueños. De hecho, la policía llamó a control de animales para identificar el chip de la correa, que el mismo perro se había dejado en comisaría. No obstante, el dueño vio las fotos en ‘Facebook’ y llamó a la policía para explicar que la historia había acabado con un final feliz.

Tras resolverse la historia, los agentes explicaron a los medios locales que la llegada del perro fue toda una revolución en la comisaría. «Todos estábamos emocionados en tenerlo en el edificio», afirmó el sargento Rusty Martin, que detalló que los agentes jugaron con él con una pelota de tenis, razón por la cual cuando se fue se llevaron un «disgusto». «Chico es bienvenido en cualquier momento», concluyó.


Comentarios

envía el comentario