Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Los peligros de no vacunarse contra la meningitis

Un tercio de niños sufre secuelas de por vida tras contraer esta enfermedad
La meningitis suele causar secuelas de por vida e incluso la muerte | cedida

 

Hace pocos días una bebé de un año falleció pocas horas después de que sus padres la llevaran a un hospital de Alicante en estado grave. La causa fue una meningitis. Esta enfermedad es poco frecuente, pero un 10% de los casos acaba en muerte, por eso es muy importante concienciar a la población de los beneficios de vacunar a los niños pequeños.

La meningitis afecta las membranas que protegen el cerebro

La meningitis puede pasar como una gripe común, pero en los casos más graves puede provocar ceguera, sordera, retraso psicomotor y amputaciones. Por ello los doctores insisten en la importancia de vacunar y, además, piden que la del tipo B sea incluida en todas las comunidades autónomas, pues solo se financia en Castilla y León y Canarias.

Concretamente, la enfermedad es tan grave porque afecta las meninges, es decir, las membranas que protegen el cerebro y la médula espinal. Puede estar causada por un virus, trasmitiéndose por las vías respiratorias como un catarro –toser, compartir cubiertos, besos–, o por una bacteria –meningococo– de la que existen doce tipos, siendo el B el más prevalente y cuya vacuna no cubre la seguridad social.

Destacan, además, los tipos W e Y, pues estos están aumentando moderadamente, afectando sobretodo bebés y niños de hasta cuatro años y adolescentes de entre quince y 24 años. En este caso, la bacteria se aloja en la garganta y también se transmite a través de las vías respiratorias.

La meningitis afecta bebés y niños de hasta cuatro años, y adolescentes de entre 15 y 24 años | España Diario

 

La meningitis provoca secuelas graves y permanentes

Es importante realizar un diagnóstico temprano, pues aunque la enfermedad meningocócica invasora es poco frecuente es «muy grave y lleva aproximadamente al fallecimiento en un 10 % de los casos», según explica el doctor David Moreno, coordinador del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (CAV-AEP).

En caso de retrasarse su diagnóstico, sobretodo de los tipos B, C, W e Y, la enfermedad puede causar la muerte y un tercio de los niños que sobreviven acaban sufriendo secuelas muy graves y permanentes, según advierte el doctor Moreno. Además, un 30% de los que han superado una meningitis bacteriana sufre algún tipo de discapacidad importante, según la Sociedad Española de Neurología.

«Aunque la meningitis bacteriana no es una enfermedad frecuente, conlleva una elevadísima mortalidad sin tratamiento, por lo que es una auténtica emergencia médica.Puede empeorar muy rápidamente, lo que hace que entre un 10 y 20% de los pacientes que la sufren fallezcan o permanezcan con graves secuelas», según el doctor Trillo del Grupo de Estudio e Neurología Crítica e Intensivista de la Sociedad Española de Neurología.

Síntomas de la meningitis

La meningitis es una enfermedad que se incuba durante varios días y puede pasar como una gripe común, pues entre sus síntomas se encuentra la fiebre, somnolencia, dolor de cabeza, náuseas y vómitos. Sin embargo, la rigidez del cuello, dolor de piernas, una excesiva frialdad en manos y pies, así como confusión o convulsiones son indicativos que nos deben alertar de que no se trata de una gripe común.

Por ello hay que ir a urgencias, sobre todo si además se observan unas manchas rojas o violáceas –llamadas petequias–, pues esto indica que existe sepsis, un estadio muy grave de la enfermedad. Para reconocerlas y no confundirlas con otro tipo de manchas –como un hematoma– se pueden presionar con un vaso de cristal y, si no desaparecen, pueden ser petequias peligrosas, por lo que hay que consultarlo con un médico rápidamente.

Comentarios