Novedades en el crimen de Marta Calvo: Más pruebas podrían llevar hasta su cuerpo

El asesino confeso habría mentido sobre el paradero del cuerpo para dificultar la investigación

Marta Calvo y su asesino Jorge Palma
La Guardia Civil pone en duda la versión ofrecida por el asesino confeso de Marta Calvo | España Diario

La ubicación del cuerpo de Marta Calvo, desaparecida el 7 de noviembre de 2019, sigue siendo un misterio desde que su asesino confeso, Jorge Ignacio P., confesó haber descuartizado el cadáver y haberlo tirado en diversas bolsas de basura en varios contenedores.

Tras meses de búsqueda sin encontrar ninguna pista sobre la ubicación del cuerpo, los investigadores de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil han llegado a poner en duda la versión de Jorge Ignacio, asegurando que es propia de alguien que pretende esconder pruebas o «entorpecer la acción policial y judicial». Por ello, los agentes han pedido a la jueza d'Alzira, a cargo del caso, realizar un nuevo estudio técnico de uno de los teléfonos móviles del acusado, que actualmente se encuentra en la prisión de Picassent.

El Grupo de Soporte Técnico Operativo (GATO) de l'UCO realizaran un mapa mucho más preciso de la localización del acusado a partir de las 20 horas del 6 de noviembre, horas antes de quedar con Marta Calvo, hasta las 22 horas del 8 de noviembre, momento en que volvió la madre del acusado, que se encontraba en Mallorca.

Una confesión plegada de dudas

Desde su primera confesión, Jorge Ignacio ha mantenido que Marta Calvo falleció tras sufrir una sobredosis de cocaina y que decidió trocear el cuerpo en su casa de Manuel, Valencia, donde había quedado con la joven para mantener relaciones, siempre según la versión del acusado. Finalmente repartió los restos en diversos contenedores de Alzira y Silla.

Lo que hace dudar a los agentes que esta versión sea cierta es no haber encontrado restos de ADN de ninguna de las muestras recogidas en casa del acusado. Por el contrario, sí se han encontrado recibos de compra de guantes, bolsas, dos sierras, un desatascador y amoniaco, realizadas por Jorge Ignacio. Pero todo se podría tratar de una maniobra de distracción, debido a la falta de pruebas.

Todo y explorar nuevas vías de investigación, la Guardia Civil continúa buscando los restos de la joven en el vertedero de Dos Aguas, donde se deberían encontrar los restos, según la versión del acusado. 


Comentarios

envía el comentario