Muy duro: Trágica pérdida de un cadáver en Madrid que aparece en otro lugar de España

Familiares de la víctima han denunciado a la aseguradora y han confirmado que no perdió la vida por coronavirus
Pasillo de un hospital
La familia ha denuciado la incineración de la víctima. | EspañaDiario

 

La familia de una paciente española, que perdió la vida hace seis días por insuficiencia hepática, ha denunciado a la aseguradora Ocaso y al tanatorio Parcesa por no tener los restos mortales de la víctima: «Han perdido el cadáver de mi hermana».

▶ INVITACIÓN: Ya os podéis unir al grupo oficial de Facebook de EspañaDiario donde comentamos todas las noticias de España. Os informareis, podréis comentar la actualidad y también os entretendréis. ¡PINCHA AQUÍ Y ÚNETE, TE ENCANTARÁ!

 

 

La mujer de 60 años murió en el Hospital Ramón y Cajal de Madrid y, tal como confirma la familia, la única explicación que han recibido ha sido que la paciente fue incinerada por error en una localidad de Jaén. Una justificación que no ha convencido en ningún momento a los familiares y no han dudado en denunciar lo sucedido.

Los hechos se produjeron el pasado viernes, alrededor de las 22:30 horas, momento en que la mujer falleció tras sufrir una parada cardiorrespiratoria. La mujer padecía una insuficiencia hepática previa y llevaba varios meses interna en el hospital madrileño a la espera de un trasplante de hígado que, por desgracia, al final nunca llegó a tiempo. Además, la familia ha remarcado que el fallecimiento no ha tenido nada que ver con el Covid-19, tal como confirma ‘Voz Pópuli’.

 

«A día de hoy no tengo nada»

La hermana de la víctima ha confesado rota de dolor que «a día de hoy no tengo nada. Si antes ya no vivía por el dolor, ahora imagínate como estamos», tras seguir sin saber nada acerca del paradero de la paciente.

La familia relata que habían pedido a la aseguradora que querían verla el cuerpo de la víctima en el Tanatorio de La Paz, en Madrid, puesto que era el lugar más cercano ya que no querían hacer un viaje a su pueblo en estos momentos a causa del estado de alarma decretado en el país por el coronavirus.

En el momento que acudieron al tanatorio para incinerar el cuerpo, las instalaciones estaban cerradas y la única razón que les han dado ha sido que fue incinerada por error en una localidad de Jaén.

Por su parte, la aseguradora Ocaso —a la cual lleva años pagando la paciente una póliza de seguro— le ha dado los mismos motivos a la familia.

Tal como relatan sus más allegados, Ocaso habló con Parcesa, empresa que gestiona el tanatorio, y acordaron con la familia que la incineración se realizara el domingo a las 21 horas. Fijaron un limite de asistentes a causa del Covid-19, pero al llegar se lo encontraron cerrado.

 

Sin rastro del cuerpo

Tras varias llamadas, uno de los trabajadores les informó que el cadáver no estaba allí y se desconocía por completo su localización. El motivo de este extravío se debe al gran número de cadáveres de estos días ya que ha provocado que se deriven ataúdes a tanatorios de otras comunidades autónomas, según consta en la denuncia presentada por los más allegados de la paciente.

Además, enseñaron el documento médico que acreditaba que la víctima no estaba relacionada con el Covid-19 y el coordinador del tanatorio les confirmó que su hermana había sido incinerada, pero desconocían su paradero. Posteriormente, les aseguraron que el cuerpo había sido enviado a la localidad andaluza de La Carolina.

En estos momentos, la familia ha pedido un informe de ADN y ha denunciado los hechos en el Juzgado de Instrucción número 4 de Alcobendas (Madrid). El juez ha decretado el sobreseimiento al considerar que lo sucedido puede ser una negligencia.

Más notícias de la categoria Actualidad



Comentarios

envía el comentario