Buenas noticias sobre la osa liberada en los Picos de Europa

Con el nombre de ‘Saba’, el animal fue puesto en libertad en noviembre y ya se está aclimatando al nuevo entorno

La osa ‘Saba’ que fue liberada en noviembre en los Picos de Europa ya se está aclimatando al nuevo entorno con normalidad y presenta un buen aspecto. El animal fue reintroducido en la parte leonesa de la zona montañosa después de haber pasado meses en el Centro de Recuperación de la Fauna Silvestre de Cantabria y en el recinto leonés de Valsemana.

Estas son las conclusiones del primer contacto visual que se ha tenido con este ejemplar de oso pardo desde su liberación, después de que su seguimiento haya constatado que, durante este tiempo, la osa ha alternado días escondida en un refugio con días en los que salía a buscar comida. Estas tareas las han llevado a cabo conjuntamente el Gobierno del Principado de Asturias, la Junta de Castilla y León y el propio Parque Nacional de Picos.

También se ha confirmado la presencia de dos ejemplares subadultos de oso pardo en las proximidades de la zona donde se encuentra la osa, según ha informado el gobierno asturiano en un comunicado.

Un proceso largo para la osa

El proceso de recuperación, liberación y adaptación de la osa ha estado muy largo. El animal fue recuperado a finales de mayo del 2019 con desnutrición, deshidratación y alteraciones neurológicas. Fue trasladado directamente a un veterinario, donde experimentó una leve mejoría. En ese momento, se procedió al traslado al Centro de Recuperación de la Fauna Silvestre, en Cantabria, especializada en esta especie.

Durante tres meses, fue mejorando y desarrollándose sin tener contacto directo con sus cuidadores, llegando a alcanzar los 23 kilos en septiembre, momento en el que el animal fue trasladado al recinto leonés de Valsemana, espacio muy bien habilitado que es el paso previo a la reintroducción. Finalmente, en noviembre fue liberado en la zona de Vega Baños.