Imagen del pasillo de un hospital

Crimen en un hospital de España: 'no pudo defenderse y estaba todo lleno de sangre'

Los sanitarios del Hospital Valle del Nalón tardarán mucho tiempo en olvidar lo ocurrido

Los sanitarios del Hospital Valle del Nalón (Asturias) siguen sobrecogidos por los hechos ocurridos la madrugada pasada. Un paciente mató a otro a golpes porque no le dejaba dormir. La policía está investigando el caso y la Fiscalía ha solicitado el ingreso en prisión provisional para el presunto asesino.

A medida que pasan las horas se van conociendo nuevos detalles sobre el macabro crimen que ha conmocionado a todo el hospital. El agresor, de 90 años, y la víctima, de 87, compartían habitación en la unidad de respiratorios. Uno de ellos emitía ruidos al dormir debido a su afección pulmonar.

El agresor ya hacía días que se quejaba de que su compañero no le dejaba dormir, pero la noche del martes sus quejas fueron a más. A las cinco de la madrugada, se desató una auténtica carnicería. Los enfermeros aseguran que cuando entraron en la habitación “estaba todo lleno de sangre”.

Un crimen sangriento

Todo parece indicar que el agresor utilizó como arma homicida el triángulo que hay en las camas para incorporarse. Golpeó a su compañero con el triángulo salvajemente, tras haberlo estrangulado con las sábanas. Una vez cometido el violento crimen, el asesino se atrincheró en la habitación.

Cama en un hospital
La policía investiga este crimen ocurrido en un hospital | Archivo

“Estamos muy impresionados”, aseguran los profesionales del hospital, “nadie podía imaginarse algo así”. La dirección del centro ha lamentado lo ocurrido y se han puesto a disposición de la autoridad judicial. También han asegurado que los pacientes recibieron la asistencia sanitaria necesaria.

Fuentes del hospital reiteran que “la escena fue de una violencia extrema”. Golpeó a la víctima de forma repetida hasta la muerte, y previamente lo había intentado estrangular con la ropa. “Toda la cama del paciente estaba ensangrentada, fue terrorífico”, aseguran los profesionales.

No se pudo defender

La fiscalía ha solicitado al juzgado de instrucción el ingreso en prisión provisional del detenido por este suceso. La petición se sustenta por la gravedad del delito cometido y el riesgo que supone esa persona para los demás. La decisión ahora está en manos del juzgado competente.

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Sucesos

Los trabajadores del hospital no recuerdan un suceso parecido y aseguran que tardarán mucho tiempo en olvidarlo. Una enfermera dio la voz de alarma al no poder acceder a la habitación. El agresor había bloqueado la puerta con un mueble desde dentro tras haber cometido el crimen.

La víctima solía levantarse por las noches y se desorientaba, así que decidieron atarle a la cama. Por eso cuando ocurrió todo estaba sujetado a la cama y no pudo defenderse del brutal ataque. Su cuerpo fue trasladado al anatómico forense para la autopsia, y el agresor quedó bajo custodia policial.

No tenía problemas mentales

La noticia fue corriendo rápidamente por el hospital, causando una profunda conmoción en los sanitarios del centro. Especialmente a los de medicina interna de la planta 3A, donde ocurrió la desgracia. Nada hacía pensar que el agresor podía adoptar esta actitud, y por eso no había medidas de seguridad especiales.

Según se ha sabido, el agresor es un vecino de toda la vida del distrito de Sama en Langreo aunque lleva tiempo en geriátricos. Dicen de él que es un hombre de temperamento brusco y fuerte. Aun así, no consta que protagonizara otros episodios de violencia y nadie se imaginaba algo así.

Este trabajador metalúrgico ya jubilada padecía una dolencia cardíaca que le obligó a pasar por el quirófano el lunes. El martes lo subieron a planta en la habitación donde estaba la víctima. Su ingreso hospitalario se debía a una patología previa, pero no tenía ningún problema de salud mental.