Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

Las carreteras más peligrosas de España según un estudio en 2018

Las zonas que implican más riesgo para los turismos son las de Catalunya, Asturias y Aragón, para las motocicletas es la A-7 y para los vehículos pesados se trata de el Condado de Treviño, en Burgos
Imagen de la N-420 a su paso por Tarragona en la que es habitual ver personal de restauración de vías | Infomakis

 

Más de 3.000 km de nuestra Red de Carreteras del Estado tienen un porcentaje elevado o muy elevado de transcurrir en un accidente mortal o grave. Esto representa un total del 12.2% de la totalidad de los kilómetros de carretera que tenemos, según el décimo sexto estudio EuroRAP, cuyo objetivo es analizar la accidentalidad en nuestra red vial a nivel estatal.

Durante los años 2015 y 2017, los tramos de más accidentalidad han sido ubicados en carreteras nacionales en las cuales hay un solo sentido de ida y de vuelta. El punto negro en toda esta red de carreteras se encuentra en la N-642, en la zona de Ribadeo (Lugo) y tiene una longitud de unos 8 kilómetros.

 

La N-420 es la carretera más peligrosa de España

La media de accidentes en esta vía es de 1.3. Pero la más peligrosa es la N-420, ya que alberga 235 kilómetros de vía y tiene un riesgo muy alto de accidente. Esta vía pasa por capitales como Ciudad Real, Cuenca, Teruel y Tarragona.

En su totalidad, hasta 59 carreteras estatales tienen, al menos, un punto negro o rojo, pero la mitad de los tramos con riesgos de ambos tipos de peligros se concentran en nueve carreteras, que albergan 1.502 km.

La N-420 cruza casi todo el país y es una de las vías más peligrosas en su recorrido | Wikipedia - Albertocsc

 

Este dato, representa un descenso de un 2.2% respecto a los datos del anterior estudio. Para llevar a cabo estos datos, se han basado en la cantidad de vehículos que circulan por dichas carreteras, además del índice de siniestralidad en ellas.

Según el informe, hemos reducido el nivel de accidentalidad en comparación con los datos del pasado año, aunque el tráfico por dichas vías haya aumentado. A pesar de este esperanzador dato, los accidentes en vías interurbanas han aumentado.

Las autopistas se han afianzado como las vías más seguras, con un 65% del total de sus kilómetros tipificados con un riesgo muy bajo junto a las autovías, que tienen un 50%. Como mencionábamos antes, las vías con más peligro son las de sentido único.

 

Las zonas con mayor riesgo son Aragón, Cataluña y Asturias

Si establecemos los baremos mediante la distinción territorial en clave de comunidades autónomas los resultados son los siguientes:

  • Aragón 35%
  • Cataluña y Asturias 16%
  • Galicia 15%
  • Castilla y León 13%

Estas cuatro comunidades cuentan con mayor proporción de longitud de las vías con un riesgo elevado o muy elevado en cuanto a siniestralidad. Los porcentajes de estos territorios superan la media de las vías del estado que es de 12.2.%.

La zona de Huesca es, otro año consecutivo, la zona con más tramos de riesgo elevado o muy elevado de accidentalidad, con un 52%. Tras ella se sitúan Teruel con un 43%, León con un 32% y Lérida con un 31%.

La otra cara de la moneda la ostenta La Rioja. Es la única comunidad en la que no existe un riesgo elevado de accidentalidad. Además, seis comunidades más no superan el 5%: Andalucía, Extremadura, Madrid, Murcia y Comunidad Valenciana.

 

La A-7 es la vía más peligrosa para motocicletas y ciclomotores

En cuanto al ámbito del transporte en ciclomotor y motos, las carreteras nacionales no son las vías en las que más se eleva el porcentaje de accidentalidad, sino que se incrementa en las zonas de acceso a áreas metropolitanas.

En este sentido, la A-7, en Málaga, es la que mayor porcentaje ostenta. Los accesos a la ciudad de Barcelona concentran, solo ella sola, 5 de los 10 tramos totales con mayor siniestralidad de ciclomotores y motos, y Valencia la sigue con 2 tramos.

La entrada en las zonas metropolitanas de la A-7 en Málaga es uno de los puntos negros de las motos y ciclomotores | Wikipedia

 

Este 2018 ha sido el tercer año consecutivo en el que las muertes por accidentes de moto han aumentado. Este año han aumentado un 7.3% enfrente de los datos de 2017. En cambio, las muertes en las que se ha involucrado el ciclomotor se han estancado. En vías interurbanas se notan mejoras por parte de ambos transportes.

Los accidentes de moto y ciclomotor representan el 22,7% de los siniestros que se producen en la Red de Carreteras del Estado. Sin embargo, en los accesos metropolitanos pueden llegar a representar hasta el 100% de los accidentes que se producen, un 20% más que en la edición anterior de este estudio. Además, el 50% de los accidentes graves de moto y ciclomotor tienen lugar en sólo 2.082 kilómetros de la red (el 8,4%).

 

Para los vehículos pesados, el Condado de Treviño es un punto negro

Con respecto a vehículos pesados, el tramo con más concentración de accidentes está en la A-1 en Burgos y transcurre por el Condado de Treviño. Los accidentes de vehículos pesados representan el 21,6% del total de accidentes graves que se producen en las vías estatales. El 50% de los accidentes graves de vehículos pesados tienen lugar en 4.194 kilómetros de la red (el 16,9% del total).

A pesar de haber disminuido el número de kilómetros con riesgo alto de accidente en las carreteras de titularidad estatal, el presidente de Fundación RACC, Lluís Puerto, ha lamentado el estancamiento en el descenso de la siniestralidad vial que ha tenido España desde 2013.

A su juicio, significa que el objetivo de reducir las víctimas mortales en Europa en un 50% para 2020 «es prácticamente imposible de alcanzar», pues España se encuentra en estos momentos en un nivel de reducción del 26%. «Estamos ante un problema de primera magnitud», ha advertido.

Comentarios