Primer plano de Rafa Bernardos

Rafa, el español muerto a los 42 años haciendo lo que más le gustaba

Estaba practicando la inmersión en una zona segura cuando de repente desapareció

El mundo del submarinismo en España está de luto por la muerte a los 42 años de Rafa Bernardos. En especial en Burriana (Castellón), donde presidía el Club Atlantis y tenía muchos amigos entre los aficionados a este deporte. Rafa ha muerto ahogado mientras practicaba su actividad favorita.

Rafa Bernardos estaba practicando submarinismo en la costa de Denia cuando ocurrió la tragedia. Se encontraba en las proximidades del puerto de Denia como parte integrante de un grupo de buzos. Sus compañeros notaron que llevaba varios minutos bajo el agua y fueron a por él.

Lo encontraron a varios metros de profundidad, ya sin vida, y avisaron al equipo de rescate. Sus compañeros quedaron muy afectados por la muerte de Rafa, que solo puede entenderse como una fatalidad. Les queda el consuelo de que al menos murió practicando su gran pasión.

Zona segura de inmersión

Rafa Bernardos era presidente del Club Atlantis de Burriana, dedicado al submarinismo y a la pesca deportiva. Ayer al mediodía se encontraba con un grupo practicando la inmersión junto al puerto de Denia. Tras 40 minutos sin saber nada de él, un amigo se sumergió para acudir en su ayuda.

Montaje con foto de Rafa Bernardo
Rafa, el español fallecido ahogado en la costa de Denia | España Diario

A 22 metros de profundidad encontró su fusil, y poco después su cuerpo ya sin vida. Los compañeros avisaron a Salvamento Marítimo y a la Guardia Civil, que acudieron para realizar el rescate y abrir diligencias. El cuerpo quedó a la espera de su traslado para realizarle la autopsia.

La zona donde murió este submarinista contiene varios puntos para realizar inmersiones de forma controlada. Existen unas barras que indican la distancia para ofrecer más seguridad a los submarinistas. Esto no garantiza que de vez en cuando no haya accidentes, como ha sido este caso.

Posible causa del ahogamiento

La autopsia y la investigación policial determinarán exactamente las circunstancias de este trágico suceso. Pero aunque se trata de un espacio controlado, cualquier error de cálculo o indisposición puede resultar fatal. Y este es un riesgo que corren incluso los submarinistas más experimentados.

De hecho, Rafa Bernardos era un gran conocedor de este deporte marino y de la pesca bajo el mar. No se descarta que sufriera una indisposición, ya que había estado enfermo aunque ahora estaba recuperado. Tan pronto como se recuperó, volvió a practicar su afición favorita en su tiempo libre.

Foto de Rafa Bernandos
El mar era la gran pasión de Rafa Bernardos | Facebook

Hacía muchos años que Rafa practicaba este deporte, y sus problemas de salud no le apartaron de su afición. Los que lo conocían y lo querían están devastados por su pérdida, y aseguran que deja un gran vacío. Su otra gran pasión era la familia, ya que estaba casado y tenía dos hijos pequeños.

Mostraba imágenes únicas

Rafa Bernardos, vecino de la localidad castellonense de Chilches, era un hombre muy activo en las redes sociales. En su perfil se podían ver las imágenes que captaba con su cámara submarina en el fondo del mar. Mostraba imágenes desconocidas para la gran mayoría del público.

Rafa ha muerto justo cuando había recuperado la ilusión por volver al agua, tras una temporada impedido. “Recuperando sensaciones y disfrutando de ver a todos los amigos que me ha dado este deporte”. Así lo expresaba en una publicación en las redes sociales, el pasado mes de julio.

El submarinista ha muerto mientras practicaba la pesca submarina en apnea, consistente en cazar peces con un arpón y sin oxígeno. Se trata de un deporte extremo ya que el pescador resiste debajo del agua aguantando la respiración. Algo salió mal esta vez, y le costó la vida a Rafa Bernardos.