Juan Miguel Urán Angosto

Juan, el policía español fallecido de repente: ‘ahora empezaba a disfrutar de la vida’

Se desmayó de forma fulminante mientras corría en una carrera popular en Torrevieja

Juan Miguel Urán Angosto, un policía local de Cartagena a punto de jubilarse, ha muerto este fin de semana de manera súbita. Juan estaba participando en una carrera popular en Torrevieja, cuando de repente se desplomó. Todos los esfuerzos por salvarle la vida fueron en vano. 

El suceso ha causado una profunda consternación en el Club Cuatro Santos Cartagena, equipo con el que corría el fallecido. “Es un mazazo”, reconocen en la entidad, desde la cual aseguran que no tenía patologías previas. Su muerte ha causado también un hondo pesar en el cuerpo de policía.

Según los exámenes médicos, Juan sufrió un infarto fulminante mientras corría en la ciudad alicantina. Los hechos ocurrieron en la tarde noche del sábado, y dejaron impactados a todos los presentes. A la llegada de los corredores a la meta se vivieron momentos de gran emoción.

Murió de forma fulminante

El Club Cuatro Santos Cartagena ha lamentado la muerte de Juan “ahora que empezaba a disfrutar de la vida”. El policía local estaba prejubilado y con una nieta “que se le caía la baba por ella”. Juan estaba federado en el club y “tenía muchos proyectos de futuro que han quedado tirados por la borda”.

Foto de Juan Miguel Urán
El fallecido era corredor y no tenía patologías previas | Cedida

“Triste y dramático final”, “impactante”, “un mazazo”, son las expresiones utilizadas para describir lo ocurrido. Según han explicado, Juan apenas había comenzado la carrera de 6 kilómetros cuando de pronto se desvaneció. “Bajó un pantalán y se desmayó, no hubo forma de reanimarlo”, han explicado.

Justo detrás iba una corredora que es médico y fue la primera en atender al corredor desvanecido. La ambulancia se encontraba a cincuenta metros, y asistieron rápidamente a la víctima. Sin embargo, había sufrido un infarto fulminante y tras casi una hora reanimando confirmaron su muerte.

Emoción entre los participantes

La desgracia dejó a los participantes aturdidos, y muchos llegaron a la línea de meta con lágrimas en los ojos. Uno de ellos mostró el dorsal de su compañero fallecido mientras el resto aplaudía y se fundían en abrazos. En aquellos momentos ya se conocía que el corredor había muerto.

“Queremos rendir un homenaje a don Juan Urán, que desde el cielo hoy, de verdad, ha corrido”, decía el speaker. Trasladaron sus condolencias a la familia del fallecido y mostraron su “admiración y este grito de homenaje”. Especialmente tocados quedaron sus compañeros de equipo.  

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Sucesos

El presidente confirmó que no tenía patologías previas ni había mostrado molestias, cansancio o dolor con anterioridad. “Cayó en redondo, fue un desenlace fatal”, añadió. Su cuerpo fue velado en el tanatorio de Torrevieja y luego trasladado a Cartagena donde esta mañana ha sido enterrado.

Critican los turnos

El concejal de Seguridad Ciudadana de Cartagena, Juan Pedro Torralba, ha mostrado su pesar por la repentina muerte del policía. El agente trabajó al servicio del ayuntamiento durante muchos años. Le recuerdan como “un excelente funcionario que destacaba por el buen trato a los ciudadanos”.

Juan Miguel Urán
Juan trabajó durante muchos años al servicio del ayuntamiento | Cedida

También han destacado que era un gran aficionado a las carreras populares y han mandado su apoyo y solidaridad a los compañeros. Por su parte, el sindicato UGT ha denunciado la elevada tasa de muertes debido a los turnos. Por eso han pedido revisar los turnos de los agentes del cuerpo.

“En los últimos años ha habido al menos una quincena de infartos entre la plantilla y ha habido fallecidos”, han afirmado. El último de ellos, un agente que se desplomó durante una procesión. Han pedido el cambio de condiciones laborales ya que “hay estudios que prueban el impacto negativo de la turnicidad”.

El sindicato ha denunciado la existencia, por ejemplo, del “turno africano”. Consiste en encadenar tres jornadas de ocho horas con dos descansos de otras ocho entre medias. Por eso han pedido “que los servicios de prevención hagan un análisis exhaustivo de la situación de los agentes”.