Foto de Diana Zaforteza

Muere demasiado joven la editora española Diana Zaforteza

La mallorquina muere a los 44 tras haber dejado una gran impronta en el mundo editorial español

Diana Zaforteza, la editora mallorquina sobrina de Juan March, ha fallecido hace escasas horas en Barcelona a los 44 años. Ella, hija del reconocido empresario mallorquín José Zaforteza Delgado, había realizado una fructífera carrera en el mundo editorial. En 2003 creó su propia editorial llamada Alpha Decay.

Diana cursó Humanidades en Barcelona y, a principios de siglo, se atrevió a dar el paso con su pequeña editorial. Un movimiento arriesgado, pues era una época en la que las grandes marcas se hacían con el control de las pequeñas. Sin embargo, gracias a su astucia y buen hacer, supo ganarse un hueco en el mundo editorial.

De hecho, nació bajo el apadrinamiento de la agente literaria Carmen Balcells, tal y como recoge El Español. pero Diana también será recordada por su otra creación, la Editorial Alfabia. Fue creada en 2008 y se hizo cargo al editar obras tan icónicas como las memorias de Patt Hackett, la secretaria de Andy Warhol.

Una gran pérdida para el mundo editorial

La joven editora, de tan solo 44 años, ya tenía mucho camino andado en este mundo y siempre buscaba darle una vuelta de tuerca a lo establecido. De este modo, Diana siempre reivindicó los autores mallorquines, pero también se centró en recuperar los clásicos. También tuvo un papel destacado en los inicios del libro de pequeño formato.

Foto de Diana Zaforteza
Diana Zaforteza deja huella en el mundo editorial | Diario de Mallorca

Se trata sin duda de una gran pérdida para la cultura española y mallorquina, pues Diana siempre quiso recordar los orígenes. Indagó en autores y obras que enriquecen el saber popular. Su gran momento, además de los mencionados, fue la edición de El Cuervo, el mítico poema de Edgar Allan Poe.

La presentación del mismo tuvo lugar en Barcelona y consiguió atraer al icono del rock Lou Reed. Este adaptó la obra junto a las ilustraciones de Lorenzo Mattotti. Diana nos ha dejado con tan solo 44 años, sin embargo, su obra perdurará en sus editoriales y en su buen hacer dentro del mundo literario.

Una luchadora hasta el final

La mallorquina se consideraba una “suicida cultural” por su pasión por la literatura o la música. Aunque no era nada fácil abrirse camino en esos ámbitos, su placer por la cultura le llevó a librar una dura batalla. Su intención era conseguir “que la gente disfrute y se conmueva como yo”. 

▶️ VÍDEO: Otras noticias de Actualidad

Con ese ánimo fundó en 2004 Alpha Decay, la editorial que contó con la cooperación de Enric Cucurella y el apoyo de Carmen Balcells. Su salto definitivo en el mundo editorial lo dio con Alfabia. Con su segunda editorial unió los clásicos de la literatura con autores contemporáneos que dio a conocer en España.

Su gran apoyo en la aventura editorial fue su padre, el aristócrata mallorquín José ‘Puco’ Zaforteza. La muerte de su padre, víctima de un cáncer, fue un duro golpe para ella. El cruel destino ha querido que la misma enfermedad se la llevara también a ella a pesar de haber peleado con todas sus fuerzas.   

Deja muchos proyectos

El mundo editorial se ha visto sacudido por la prematura muerte de Diana Zaforteza, víctima de una larga enfermedad. La editora mallorquina deja muchos proyectos por delante que ya no podrá culminar. Durante su trayectoria demostró ser una profesional audaz que sabía moverse entre los peces gordos.

Era una mujer inquieta y obstinada que conseguía todos los retos que se proponía, por difícil que pareciera. Consiguió reunirse con personajes como Leonard Cohen, Lou Reed o el famoso editor Andrew Wylie. Y también fue representante de El Yiyo, a quien vio en un concierto y le cautivó.