El cine llora: Muere con solo 25 años Raphael Coleman

El joven se desmayó mientras realizaba running y no pudo ser reanimado

Imagen de Raphael Coleman en 'La Niñera Mágica'
Rapahel Coleman ha muerto con 25 años mientras realizaba running | Universal pictures

El actor británico Raphael Coleman, conocido por su papel en ‘La Niñera Mágica’, falleció el pasado 6 de febrero, con solo 25 años, mientras realizaba running.  El joven se desmayó y no pudo ser reanimado. Familiares cercanos aseguran que nunca había tenido ningún problema de salud.

Fue conocido por su papel en la comedia británica ‘La Niñera Mágica’, donde interpretaba uno de los hermanos de la familia Brown. También se le pudo ver en otras películas como ‘La cuarta fase’ o ‘Está vivo’, pero centró su vida en enfrentarse a la lucha contra el cambio climático y las políticas medioambientales.

La familia completamente consternada

Ha sido su madre quien ha difundido la noticia a través de su cuenta de Twitter: «Descansa en paz mi amado Raphael Coleman, también conocido como Iggy Fox». «Murió haciendo lo que amaba, trabajando por la causa más noble de todas. Su familia no podría estar más orgullosa. Celebremos todo lo que logró en su corta vida y valoremos su legado», añadía su progenitora.

El padrastro de Raphael Coleman le ha dedicado también unas palabras: «¿Quién era Raph? Cuando era niño era extremadamente letrado y le encantaba enseñar a los adultos. Era un niño actor, protagonista de la popular comedia británica 'La Niñera Mágica', donde interpretó con gran talento a un niño pelirrojo que siempre estaba mezclando ingredientes químicos».

La carta sigue asegurando que podía haber sido actor pero Coleman se decidió por ser científico con la intención de salvar el planeta. Viajó por todo el mundo cuando cumplió los 18 años, pero lo más importante de su vida, según su padrastro, fue su lucha en Extinction Rebellion, un grupo activista contra el cambio climático que detuvo el tráfico en Londres y se extendió en más de diez países. La carta de sus progenitores finaliza asegurando que la muerte acabó con la vida del joven pero «no apagó la luz que ardía en él, ya que nadie que lo haya conocido no se ha visto afectado ni lo olvidará, y por eso sigue vivo».


Comentarios

envía el comentario