Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

La policía advierte del método del «pincha ruedas» para robar coches en carretera

El timo del retrovisor es otra estafa habitual en carretera
Los Mossos advierten de un método de robo en carretera | Mossos d'Esquadra

 

Los Mossos d’Esquadra han alertado, a través de un vídeo en sus redes sociales, de un nuevo método de robo de coches en carretera. Esta técnica, conocida popularmente como «pincha ruedas» consiste en sorprender a conductores en las autopistas, concretamente en áreas de descanso y peajes.

El método del «pincha ruedas»

Según podemos ver en las imágenes publicadas por la policía catalana, los autores aprovechan estos dos puntos para salir de su vehículo y pinchar (con un objeto punzante o un cuchillo) una de las ruedas del vehículo de la víctima. Los ladrones aprovechan cuando éstas paran en las áreas de descanso o cuando detienen el coche en un peaje.

 

 

Cuando las víctimas se ven obligadas a parar para revisar el neumático, los autores del robo aprovechan y roban todo lo que pueden. Con este método, los delincuentes se aseguran dos cosas: que la víctima parará el coche en algún momento y que no les podrá perseguir una vez cometido el robo.

 

Este método ya ha dejado centenares de víctimas de robo en las carreteras del estado español. En este sentido, se calcula que cada año se roban más de 40.000 coches en España, una cifra preocupante que la Dirección General de Tráfico (DGT) prevé reducir en los próximos años. Agosto es el mes con más robos, debido al enorme incremento de desplazamientos por carretera.

El timo del retrovisor

Aunque es uno de los más frecuentes, el método del «pincha ruedas» no es el único empleado por los delincuentes en las carreteras españolas. Los Mossos d’Esquadra también ponen en relieve el timo del retrovisor, con el siguiente modus operandi: con un vehículo de matrícula extranjera, los estafadores provocan una colisión con la víctima. Posteriormente culpabilizan a la víctima del siniestro y aseguran que tienen mucha prisa para regresar a su país de origen.

 

Tras obtener los datos para hacer un parte amistoso, simulan estar hablando con un agente de seguros extranjero, que en realidad es un cómplice de la banda. Después le piden a la víctima que abone un importe económico para agilizar los trámites entre vehículos de diferentes países, una cantidad que suele oscilar entre los 1.200 y 1.500 euros. Para terminar, el estafador asegura a la víctima que ese importe será abonado posteriormente por su seguro, algo que nunca ocurre.

 

En caso de duda, los Mossos d’Esquadra recomiendan llamar a los servicios policiales o al 112.