ESPAÑA DIARIO

Telegram : +34 639 048 422

E-Mail: info@espana-diario.es

El suministro de los medicamentos se convierte en un quebradero de cabeza en España

Los laboratorios defienden que no es solo cuestión de ellos y afirman tanto apoyar como respetar los criterios de la AEMPS
La falta de algunos medicamentos se está convirtiendo en un problema | España Diario

 

España vive un momento complicado en cuanto al desabastecimiento de algunos fármacos a los pacientes. Desde la AEMPS (Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios) lamentan que los problemas con el suministro de determinados fármacos supongan un verdadero quebradero de cabeza tanto para las empresas que lo suministran como para los pacientes. Así, cree que se deben prevenir riesgos.

Más de 400.000 pacientes están sufriendo en nuestro país la carencia de algún medicamento que es necesario para paliar la enfermedad o dolencia del paciente. Ya en 2015, la AEMPS registró alrededor de 700 notificaciones por esta cuestión, en 2017 fueron 900 los casos y a falta de poco para terminar el 2018, ya alcanza el millar. La cifra de los fármacos de venta en España ronda los 17.500.

 

Los problemas de suministros de medicamentos en España

En un principio, las molestias de la carencia de un medicamento en las farmacias pueden parecer poco importante, pues existen medicamentos alternativos que pueden ser recetados por las farmacias. Pero es posible que, en casos como el Apocard, un farmacéutico no se vea con la capacidad de suministrar un medicamento sin receta médica.

En el caso del Apocard, la falta de este medicamento, que es el más conocido de su género, traspasa la presión a los medicamentos genéricos. Con lo que, cuando un fármaco está a punto o al límite de su desaparición, todo el sistema sanitario se tensiona.

Diazepam, Lorazepam y Clonazepam son tres de los medicamentos ansiolíticos más usados. | España Diario

 

Según explica Teodomiro Hidalgo, vocal del Consejo General de Colegios de Farmacia, «no hemos llegado al punto de poner en riesgo la salud de la población, pero los trastornos son enormes. Los farmacéuticos nos pasamos el día buscando entre los mayoristas. Los médicos cambiando decenas de tratamientos. Y los pacientes sufren, porque a nadie le gusta quedarse sin el medicamento en el que confía».

 

Las medidas de prevención de la AEMPS

Para resolver, o más bien mitigar, el problema, la AEMPS ha tomado algunas medidas severas. Una de estas medidas es la distribución controlada de los pocos medicamentos que queden de un tipo en particular. Otra medida es la restricción de las exportaciones de determinados fármacos, de esta manera se quedan en el país el mayor número posible de dichos medicamentos en escasez.

La autorización a los laboratorios a fabricar o comercializar cierto tipo de medicamentos que estaban destinados a otros fines o mercados es otra opción. En los casos más extremos, se aprueban las importaciones de medicamentos prohibidos en España, como también la venta de medicamentos a los que les queden meses para que cumpla su caducidad.

Para la AEMPS, es una lástima que los problemas de suministro provoquen «un enorme consumo de recursos profesionales para su gestión, así como molestias para los pacientes».

Además, reprocha a las farmacéuticas que «los problemas se concentran en un número relativamente limitado de laboratorios», a los que exige que «como responsables últimos del medicamento (…) que realicen los esfuerzos necesarios y desarrollen planes preventivos para cumplir con su obligación de suministro continuado».

Nuestro médico o farmacéutico será quien mejor nos aconseje acerca de cuál es el mejor jarabe para tos en nuestro caso. | España Diario

 

Los laboratorios advierten que no solo es cuestión de ellos

El diario ‘El País’ estuvo en contacto con varios laboratorios que más problemas han sufrido en cuanto a suministro en España este año, además también ha contactado con Farmaindustria, la asociación que agrupa a este gremio.

Según Emili Esteve, de Framaindustria, «Estamos ante un fenómeno global que también afecta a España. El sector trabaja como una gran red interrelacionada y un problema en un punto repercute al conjunto. Y aquí entran muchas cosas, como las obras en una fábrica que reducen su producción, la mala cosecha de una materia prima, fallos en los proveedores, repuntes de la demanda y otros casos», explicaba Esteve.

Un ejemplo claro se puede obtener analizando el caso de Boehringer Inhelgeim, laboratorio autorizado para la venta del Nolotil. A pesar de tener la autorización para la venta de ese producto, el metamizol magnésico, el principio activo, no lo produce él mismo, sino que lo compra a Sanofi. «Hemos tenido problemas de suministro del principio activo» señalaba un portavoz de la compañía Boehringer.

Postula que «somos una de las compañías con un portafolio de medicamentos más amplio y vendemos a más de 100 países. Esto hace muy complejo predecir las necesidades de cada producto en cada país y estemos sujetos a más riesgos».

Los laboratorios, colectivamente, mencionan que «trabajamos bajo un esquema de planificaciones muy complejas en un sector muy regulado», además insisten en seguir las directrices fijadas por la AEMPS.