El fabricante de Marlboro dejará de vender cigarillos en España

La tabacalera Philip Morris ha presentado su propio modelo de cigarro electrónico con el que pretende substituir gradualmente al tabaco tradicional
El consumo de tabaco cada vez está más estigmatizado en la sociedad | EspañaDiario

 

Lo que durante mucho tiempo fue un signo de distinción o clase, fumarse un cigarillo, cada vez está peor visto en nuestra sociedad. Todos ya hemos tomado conciencia de que el tabaco es un grave problema de salud pública, que solo en nuestro país causa 52.000 muertes. La legislación tanto estatal como europea es cada vez más restrictiva, es el principal motivo que ha llevado a las grandes tabacaleras a buscar alternativas para mantenerse a flote

Es el caso de Philip Morris, fabricante de marcas como Marlboro o Chesterfield, que acaba de confirmar su intención de dejar de vender gradualmente, en los próximos años, cigarillos de papel en España. La estrategia de la empresa norteamericana es impulsar su propio modelo de cigarrillo electrónico e incluso entrar en el sector del cannabis, aprovechando la tendencia a la legalziación que han iniciado países como Uruguay o Canadá.  

Substitución del cigarro de papel por el electrónico

El modelo de la tabacalera estadounidense es un dispositivo donde el tabaco se calienta a 300º sin que se produzca una combustión. Gracias a esto, se conseguiría eliminar el alquitrán de los cigarrillos pero no el resto de sustancias cancerígenas

En una entrevista a 'La Razón', el director general de Philip Morris en España y Portugal, explicaba que su sistema «no es inocuo» pero que conseguía reducir un 90% «las sustancias nocivas. Para Jiménez, su cigarrillo electrónico podría ser «la mejor alternativa para quienes quieren de otra manera continuarán fumando».

 

Los vapeadores y otros cigarillos electrónicos son una de las alternativas al consumo del tabaco | Vapping 360

 

Aunque ningún estudio ha confirmado al 100% como son de perjudiciales los cigarillos electrónicos, parece que las empresas del sector tradicional han hecho una apuesta clara por ello. Entre otras cosas, Philip Morris y otras compañías han empezado a ejercer presión para que las autoridades relajen la normativa sobre estos dispositivos. Entre otras medidas, proponen advertir solamente en los embalajes del «riesgo reducido» de estos. 

La entrada en el sector del cannabis, otra alternativa de mercado

Las tabacaleras parecen ver también una gran oportunidad en el cada vez más creciente mercado de la marihuana. A la espera que en Europa, con excepción de Holanda, se permita el consumo como en algunos países americanos, las grandes marcas de tabaco se empiezan a posicionar en un sector en el que también han entrado con fuerza compañías como Coca-Cola.

Philip Morris se convertía en un claro ejemplo hace pocas semanas cuando anunciaba la compra de Altria, una empresa canadiense que produce el 45% del cannabis de ese país. 

La despenalización total de la marihuana en Canadá el pasado verano puede ser un ejemplo para que otros países como el nuestro hagan lo mismo, y por esa razón las tabacaleras se mantienen atentas a lo que pueda suceder. 

 

🔴 Los entresijos y las peleas de SÁLVAME en DIRECTO ¡Pincha aquí!

Comentarios