INVITACIÓN OFICIAL:

Únete al nuevo grupo oficial de Facebook de Corazón y Famosos. Cotilleos, fotos, vídeos, encuestas... ¡PINCHA AQUÍ Y ÚNETE!

Marisol, Goya de Honor 2020: quién es Pepa Flores

Perfil de Pepa Flores, la actriz que renunció a la fama por la libertad y el anonimato.
La actriz Marisol en un concierto levantando el puño
Pepa Flores renunció a seguir siendo Marisol por conciencia política | Agencias

Marisol fue la cara visible de la época boyante del franquista, la niña prodigio de los cabellos de oro y los ojos azul marino que la propaganda del régimen utilizó para proyectar la imagen de un país abierto y en crecimiento. 

Mientras Marisol eclipsaba los niños prodigio del cine español, como Pablito Calvo y Joselito, la prensa y el poder la rodearon de fama y elogios, pero cuando Pepa Flores decidió enterrar al personaje de Marisol y escoger su propio camino, que conducía al cine independiente y al compromiso con la izquierda. 

Este es el perfil de una ‘obrera de la cultura’ que recibirá el Goya de Honor el próximo 25 de enero en una gala a la que, ya lo ha anunciado, no acudirá.

Biografía de Marisol, la actriz rebelde

Desde su debut en la gran pantalla con la película ‘Un rayo de luz’ en 1960, cuando tenía 12 años, Pepa Flores, más conocida como Marisol (Málaga, 1948), quedó engullida por la propaganda del régimen y el cotilleo de las revistas del corazón. 

Marisol, una niña prodigio

Con la voluntad de mostrar una imagen abierta y moderna de España, el franquismo escogió dos iconos femeninos para representar la época del desarrollismo que se inauguraba: Rocío Durcal y Marisol. 

Nacida en el seno de una familia humilde de Málaga, Pepa Flores demostró un gran talento desde pequeña que exhibió en un festival de coro y danza donde le descubrió el productor Manuel Goyanes. Con su debut en ‘Un rayo de luz’ recibió el premio a la mejor actuación infantil y pasó a ser objeto de reportajes y entrevistas en el aparador mediático.

Con sus doce películas en la década de los sesenta, Marisol logró hacer olvidar al gran público los nombres de Pablito Calvo (Marcelino pan y vino) y Joselito, los niños prodigio de la España en blanco y negro que ahora daban paso a una España ‘de luz y de color’. 

Las películas de Marisol, para todos los públicos, estaban llenas de energía y colorido. Destacan títulos como ‘Tómbola’, ‘Las 4 bodas de Marisol’ y ‘Ha llegado un ángel’.

De Marisol a Pepa Flores

En 1968 se casó con Carlos Goyanes, hijo del productor, y su boda fue un espectáculo mediático más. En aquellos años, Marisol empezaba ya la transición de niña a mujer y representaba papeles de la esposa feliz portadora de los valores del régimen. 

En los años setenta aquella niña a la que los medios habían devorado se convierte en una chica atractiva que transmite en sus nuevas películas una imagen de joven adulta sensual. En esos años rueda también algunas series para Televisión Española y con la llegada a la madurez decide abandonar el nombre de Marisol por el de Pepa Flores.

Es el momento en el que se libera la verdadera personalidad de una mujer rebelde que no estaba dispuesta a seguir siendo objeto de la propaganda franquista. 

‘La niña de Moscú’

En 1972, Pepa Flores rueda ‘La corrupción de Chris Miller’ a las órdenes de Juan Antonio Bardem, militante comunista. Es el momento en el que empieza a dar el giro, y en 1976 salta la gran bomba: Marisol aparece desnuda en la portada de Interviú con el título ‘Marisol: el bello camino hacia la democracia'.

Años más tarde, Pepa Flores denunció que nunca había dado autorización para la publicación de esas fotos, y empezó una serie de campañas contra los abusos que había sufrido en el mundo del cine (una especie de pionera del #MeToo).

El gesto de compromiso de Marisol con la izquierda en la España de la transición fue la venta de los premios de oro del régimen para dar los beneficios al Partido Comunista, al que se afilió poco después. Le llamaron ‘La niña de Moscú’, y dejó una frase para la historia: ‘Soy una obrera de la cultura. Me fusilarán antes que traicionar a mi clase’.

La vida desconocida de la verdadera Marisol

Durante su época de militancia comunista, Pepa Flores se casó con el bailarín Antonio Gades en Cuba, con Fidel Castro como padrino. Al tiempo que fortalecía su compromiso político, se alejó paulatinamente de la vida pública para volver a sus orígenes, su casa de Málaga.

Allí vive una vida tranquila con su pareja desde hace dos décadas, Máximo Stecchini, y pasea a su perro junto a su hermana Vicky. Según el pintor Antonio Montiel, que la ha retratado varias veces, es aficionada a la meditación, actividad que practica en la tranquilidad de su casa de La Malagueta. Le encanta cocinar, hacer potajes y la independencia del hogar.

Pepa Flores nunca tuvo vocación de artista, pero este enero de 2020 recibirá el Premio de Honor de los Goya, a la que seguramente no asistirá aunque ha declarado que se siente agradecida. Prefiere permanecer en el silencio del anonimato autoimpuesto, ese que le permite cuidar de sus animales, encontrarse consigo mismo y huir del morbo y el interés.



Comentarios

envía el comentario