Llega el 'superradar', capaz de cazar coches a 1.200 metros de distancia

El nuevo radar te puede fotografiar sin que lo veas gracias a su pequeño tamaño
Así es el 'superradar', la cámara que te multa a más de un kilómetro de distancia | España Diario

Si algo temen los conductores –además de a los accidentes- son los radares de control de velocidad. La tecnología se alía cada vez más con la Guardia Civil de Tráfico. La novedad se hace llamar ‘superradar’, un pequeño aparato, no mayor que un móvil, capaz de hacer una fotografía perfecta a más de un kilómetro de distancia.

Durante la pasada semana, en Madrid se ha celebrado el Salón Internacional de la Movilidad Segura y Sostenible, conocido como Traffic, y allí se han dado a conocer las últimas novedades al respecto: nuevos semáforos luminosos, señales acústicas para peatones o novedosos controles de detección de drogas y alcohol, entre otros. Pero, sin duda, lo que más ha llamado la atención es el nuevo radar, uno de los más potentes nunca antes inventados.

Capaz de fotografiar vehículos que se encuentren a más de un kilómetro de distancia

Su nombre es TruCAM II y es comercializado por Tradesegur. Ya es conocido coloquialmente como el ‘superradar’, pues es capaz de multarte sin que lo veas. En primer lugar, por su increíble tamaño, pues al ser una caja de pequeñas dimensiones similar a la de los Veloláser puede ser fácilmente ocultada en un guardarraíl sin que el conductor lo vea. Pero lo más relevante es que es capaz de cazarte a 1.200 metros de su posición.

El ‘superradar’ consigue realizar fotografías en alta definición a una distancia de 150 metros a vehículos que circulen hasta 320 kilómetros por hora. Es decir, puede fotografiar un coche que circule por encima de los 300 km/h y que esté a más de un kilómetro del punto en el que se encuentra instalado.

Se trata de un cinemómetro pensado para evitar que los conductores circulen por encima de los límites establecidos en las diferentes vías. Pero muchos usuarios ya se conocen el ‘truco’: al saber la localización exacta del radar, levantan el pie del acelerador para adecuarse a la velocidad de la carretera y, tras superarlo, vuelven a pisar el acelerados para continuar su trayecto. Pero, ahora, esa ‘costumbre’ tiene los días contados por la capacidad del TruCAM II.

Comentarios