Liam Hampson

Ya saben cómo murió Liam, el deportista hallado muerto en una discoteca en España

Las cámaras de seguridad muestran los últimos instantes con vida de Liam Hampson

Liam Hampson, un joven australiano de 24 años y jugador de rugby profesional, apareció muerto el miércoles en la Sala Apolo de Barcelona. Su muerte ha estado envuelta en un gran misterio. El joven estuvo más de 30 horas desaparecido hasta que los trabajadores del local lo encontraron muerto.

Liam Hampson había emprendido un viaje por toda Europa con tres amigos más, y habían llegado a Barcelona procedentes de París. La noche del martes salieron de fiesta por la ciudad condal y acabaron en la Sala Apolo. Sobre las cuatro y media de la madrugada separaron sus caminos.

Sus amigos pensaron que tarde o temprano volvería al hotel donde se alojaban, pero las horas iban pasando. Al no poder ponerse en contacto con él difundieron su imagen en las redes y denunciaron su desaparición. Poco después llegó la peor noticia, y ahora ya saben cómo murió su amigo.

Cómo murió Liam Hampson

El cadáver de Liam Hampson apareció en un agujero de caso 10 metros en la Sala Apolo, en la avenida Paral·lel de Barcelona. El local se puso de inmediato a disposición de la policía catalana. Gracias a las cámaras de seguridad han podido reconstruir los últimos instantes con vida de la víctima.

Montaje con foto de Liam Hampson
Liam murió en la Sala Apolo de Barcelona | España Diario

Ha sido el propio director del local, Albert Guijarro, quien ha explicado los detalles de este suceso. Según ha explicado en RAC1, las cámaras muestran como el joven sale de la sala principal por una de las puertas de emergencia. Uno de sus tres amigos lo intentó parar, pero no lo consiguió.

Tras pasar por otra puerta salió a una terraza y, según muestras las grabaciones, se puso a mear. Pero luego no pudo volver a entrar porque se habían cerrado las puertas y vio que había un muro de un metro cincuenta. Intentó saltarlo pero cayó por un agujero de diez metros donde pasan los conductos.

Caída accidental

“Liam Hampson da un salto hacia un lugar que no está ni en medio de su recorrido, no se entiende demasiado bien por qué hace eso”, explicó Guijarro. Los trabajadores del local escucharon un móvil que sonaba, pero no sabían de dónde venía. Eran sus amigos quienes le llamaban, pero no lo localizaban.

Siguiendo el rastro del sonido llegaron hasta el cuerpo sin vida del joven, que estaba muerto en el fondo del agujero. Los Mossos d’Esquadra abrieron una investigación, que se ha podido cerrar rápidamente gracias a las imágenes de seguridad. La policía ha concluido que murió de forma accidental.

Según la investigación, el hombre salió a una zona exterior, subió a un muro y saltó al vacío hacia los conductos. No se han detectado indicios de criminalidad y se sigue investigando como un hecho accidental. Habrá que comprobar cómo llegó el joven hasta allí y si pudo haber algún fallo de seguridad.

Consternación por la tragedia

La muerte de Liam Hampson en trágicas circunstancias ha causado una gran conmoción en Australia. Su padre, Brett Hampson, se mostró profundamente impactado por lo ocurrido. “Estamos desconsolados, tenía un buen corazón y era un hijo, hermano, nieto, tío y amigo muy querido”, afirmó.

Liam Hampson
Liam Hampson, la víctima mortal de este suceso | España Diario

Los familiares de Liam han agradecido a sus amigos todos los esfuerzos que han hecho para encontrar al joven sano y salvo. Uno de ellos es A.J. Brimson, también jugador de rugby que publicó su desaparición en las redes sociales. Junto a ellos iban los jóvenes Jordan Riki y Jesse Arthars. 

“Te amo hermano, no tengo palabras para describir como me siento, eres un alma tan bonita”, publicó Riki en Instagram. El club de rugby donde jugaba manifestó su dolor por la pérdida del joven. La Sala Apolo también mostró su consternación por lo ocurrido, que calificaron como accidente imprevisible.