¡Un jugador de fútbol de élite se queda tetrapléjico en una fiesta en Ibiza!

Pide 10 millones de euros por lo sucedido
Joey Hutchinson mientras militaba en el Birmingham
Joey Hutchinson ha quedado tetrapléjico por el accidente | España Diario

Hoy se ha conocido, a través del periódico 'Mundo Deportivo', una noticia que ha dejado impactado al mundo del fútbol. En concreto, se ha hecho público que el que fuera jugador del Birmingham en la Premier League durante el 2002 Joey Hutchinson está tetrapléjico. Es más, se ha dado a conocer que ha llegado a esa situación después de haberse roto el cuello durante una fiesta en la piscina de un 'beach club' de Ibiza.

En el año 2016 es cuando tuvo lugar ese accidente que ahora ha trascendido porque el citado ex deportista, que actualmente tiene 37 años de edad, ha demandado al local donde sufrió el accidente. Y este no es otro que el Ocean Beach Club de San Antoni. Es más, le pide a este 10 millones de euros por lo sucedido.

El accidente de Joey Hutchinson

Un juzgado de la capital londinense es el que en estos momentos está estudiando si el juicio por la citada demanda debe celebrarse en Reino Unido, como solicita Hutchinson, o en España, como desea el mencionado local demandado. Pero mientras aquel decide, se han dado a conocer detalles de la mencionada querella interpuesta.

El ex jugador, que dejó el fútbol en 2008 para trabajar como inspector de soldaduras, alega que acudió a una fiesta del mencionado 'beach club' con un amigo y que allí sufrió un accidente en la piscina que le hizo no solo caerse en ella sino romperse el cuello. De ahí que poco después fuera encontrado flotando en la misma, de donde fue sacado para ser trasladado al hospital.

Un percance aquel que, como él ha alegado, ha traído consigo que tenga «la capacidad deteriorada para mover los hombros, los codos, las muñecas y la parálisis total de su cuerpo».

El que fuera futbolista del Birmingham ha alegado que esa situación pudo haberse evitado si en el local hubiera existido la necesaria señalización indicando que estaba prohibido bañarse en la piscina. Es más, en la demanda expone que, al día siguiente, su amigo acudió al local para obtener las imágenes de la cámara de seguridad, pero que se las denegaron, para más tarde manifestar que habían sido borradas.

El Ocean Beach Club de San Antoni, por su parte, no ha dudado en manifestar no solo que la justicia británica no tiene jurisdicción para juzgar unos hechos ocurridos en Ibiza sino también que Hutchinson se coló en la zona VIP del local pues su entrada no le daba acceso a esa área.

Habrá que esperar para ver qué sucede tanto en relación con el lugar donde se juzga este hecho como a la sentencia.


Comentarios

envía el comentario