Le faltaban solo días para jubilarse: Javier y su conmovedora lucha contra el cáncer

Ana María, su mujer, ha abandonado el trabajo para pasar más tiempo con él

Manos cogiéndose en la cama del hospital
Ana María ha dejado su trabajo para cuidar de Javier | España Diario

A Javier le faltaban 18 días para la jubilación. Después de toda una vida trabajando, tenía nuevos planes de futuro, entre ellos aprovechar su tiempo libre para estudiar historia. Todo cambió cuando fue diagnosticado de gliobastoma multiforme, una grave enfermedad que truncó los sueños y esperanzas de Javier y de su esposa Ana María, de 56 años, que ahora no se separa ni un minuto de él.

Según recoge ‘COPE’, Javier recibía cuidados paliativos en casa hasta que tuvo que cambiar su tratamiento. Entonces el equipo médico del Hospital de Cuidados Paliativos Vianorte-Laguna (Madrid) recomendó al paciente y a los familiares su ingreso en el centro. Según Ana María, se trató de una decisión muy acertada, ya que ahora se siente arropada por los profesionales que tratan a su marido.

Ana María asegura medio que ha dejado de trabajar para dedicarse enteramente a los cuidados de Javier. Declara que los ingresos que le proporcionaba su trabajo han pasado a ser secundarios y que el tiempo que le quede lo quiere pasar con él.

El gliobastoma multiforme es un tipo de cáncer muy agresivo que se genera en el cerebro o la médula espinal. Los síntomas más comunes son dolores de cabeza, náuseas vómitos o convulsiones que pueden empeorar a medida que avanza la enfermedad. Tiene uno de los tratamientos más difíciles, por lo que gran parte de los diagnósticos son incurables.

  

El caso de Javier es uno de ellos. Los médicos no pueden calcular con precisión su esperanza de vida, por lo que Ana María se centra en el día a día y en pasar el mayor tiempo posible acompañando a su marido en este furo trance.


Comentarios
Jesus
Identificación del enfermo por favor

envía el comentario