Primer plano de la agente

El plan de la guardia civil Paola para matar a sus hijas de 9 y 11 años

Se baraja la hipótesis de que pudo haberlo planeado todo

El pasado 15 de diciembre, la agente de la guardia civil Paola, mató a sus dos hijas de 9 y 11 años. Sucedió en el cuartel de Quintanar del Rey. Posteriormente, se quitó la vida con un disparo de la misma arma que usó para asesinar a las pequeñas.

Tras abrirse una investigación, se ha puesto en cuestión que la madre pudo haberlo planeado todo, en vez de tratarse de un arrebato.

Paola, de 42 años, dejó las llaves puestas de su casa por fuera. Debido a eso, un compañero de trabajo pudo abrir la puerta y encontrar el cuerpo de las menores y su madre dentro. Se sopesa la posibilidad de que esta acción fuera algo premeditado e intencionado.

El hecho de dejar las llaves por fuera, favorecería el encontrar los tres cuerpos más rápida y fácilmente.

Los profesionales encargados del caso estiman que Paola, Iris y Lara (las niñas), llevaban ya un día muertas cuando fueron encontradas. El día anterior, los abuelos paternos de las menores intentaron localizar a sus nietas y a la madre mediante llamadas telefónicas. Sin embargo, ninguna de estas llegó a contestar.

Foto de las niñas
Iris y Lara, las menores asesinadas por su madre | Cedida

De momento, se permanece a la espera de la autopsia de las pequeñas. Determinará si la guardia civil durmió a sus hijas mediante algún tipo de droga o fármaco antes de dispararlas, o bien lo hizo mientras ellas estaban plenamente conscientes de la situación.

Una de las niñas fue hallada en una habitación, mientras que la otra se encontraba en una cama con su madre. Al tener su vivienda dentro del cuartel de Quintanar del Rey, no hay testigos del suceso. 

En la zona no vive un gran número de gente y las personas que habitan allí, pudo dar la casualidad en ese momento de que no se encontraban en casa. O al menos no lo suficientemente cerca como para advertir los disparos de Paola.

Las causas del suceso

Según la familia, Paola y su exmarido siempre habían mantenido una buena relación. Sin embargo, el motivo por el cual la agente pudo haber cometido tal atrocidad es una disputa judicial por la custodia de sus hijas. 

Se sabe que Paola quería regresar a Algeciras, su ciudad natal, y llevarse a las niñas consigo. Ante la discrepancia de Santi, el padre de las pequeñas, quien no quería permanecer alejado de sus hijas. 

El progenitor pidió la custodia compartida, ya que tras el divorcio Paola se quedó con Iris y Lara. Las investigaciones apuntan a que el crimen se cometió por el miedo de Paola de perder a sus hijas. Lo que la llevó a realizar el terrible acto.

Los comentarios de las niñas fue lo que llevó al padre a tomar la decisión de pedir la custodia compartida. “Mami se ha enfadado porque vamos a pasar la Nochebuena y la Nochevieja con vosotros” explicó una de las niñas a su abuela. 

Además, las pequeñas contaron a su padre que su madre les pedía que no dijeran nada sobre que iban a irse a vivir a Algeciras. Pedir la custodia compartida de las niñas fue el detonante que provocó que ambos progenitores dejaran de hablarse.

El fatídico momento llega al dividir entre ellos la custodia de sus hijas para las Navidades. Las niñas le dicen a su madre que no quieren ir a Algeciras con ella. Esto sería lo último que empujaría a Paola a llevar a cabo lo que hizo.

El espantoso caso ha causado conmoción entre los habitantes de Quintanar del Rey, nunca consideraron que Paola tuviese algún comportamiento extraño. Además, se sabe que la agente nunca había pedido con anterioridad la baja psicológica. El doble asesinato de las pequeñas resultó ser una sorpresa inesperada para todo el mundo.

NOVEDAD WHATSAPP: Pincha aquí para leer GRATIS tus noticias favoritas del Corazón en WhatsApp