¿TE ENCANTA SÁLVAME?

Únete al nuevo grupo de Facebook para comentar, cotillear y disfrutar con Sálvame. PINCHA AQUÍ, ¡te encantará!

La Guardia Civil investiga la muerte de 120 animales por cepos ilegales y envenenados

El cuerpo del Seprona investiga a 28 personas por el uso ilegal de cebos durante el año pasado, con un total de 175 infracciones, de las cuales 37 son penales
Imagen de un perro del Seprona investigando en un coche
El cuerpo del Seprona investiga a 28 personas por el uso ilegal de cebos | guardia civil

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, en colaboración con el Ministerio para la Transición ecológica, ha abierto una investigación a 28 personas por el uso de cepos ilegales y cebos envenenados en animales y ha localizado a cerca de 120 ejemplares muertos, entre ellos un lince ibérico y un águila imperial.

Son algunos de los resultados de la octava Operación Antitox desarrollada durante el pasado año y que este miércoles han presentado los responsables del Seprona y del servicio cinológico de la Guardia Civil junto con el subdirector general de biodiversidad del ministerio, Miguel Aymerich.

Durante 2019 la Guardia Civil ha inspeccionado 289 fincas cinegéticas, establecimientos fitosanitarios y explotaciones ganaderas de 25 provincias, actuaciones que han dado como resultado la apertura de 175 infracciones administrativas y 37 penales, con 28 personas investigadas por el uso ilegal de veneno y otros medios no selectivos de caza en el medio natural.

Los agentes han incautado 47 cebos envenenados y66 kilos de productos tóxicos, en tanto que han localizado 1.628 métodos de caza prohibidos y 119 animales envenenados, entre ellos un lince ibérico, un águila imperial, varios milanos reales, zorros y una docena de buitres leonados.

Investigación compleja

La investigación de este tipo de delitos resulta muy compleja por tres motivos: la ausencia de testigos, la ocurrencia en zonas aisladas y el conocimiento del medio por parte de los autores.

Además, la propia naturaleza de estos delitos requiere una formación policial cada vez más especializada, en la que se conjugan aspectos tan diversos como inspección ocular de los escenarios, análisis de ADN, cotejo balístico o métodos de investigación propios de la delincuencia. 

Pese a que en ocasiones las multas pueden ser elevadas, el responsable del Seprona, Estaban de Diego, ha dejado claro que no son suficientes para reponer el enorme daño al medio ambiente de la muerte de ejemplares como pueden ser águilas reales o linces ibéricos.



Comentarios

envía el comentario