Los españoles lo tenemos claro: esta es la dura medida económica que preferimos contra el cambio climático

Así lo indica una encuesta sobre el clima realizada por el Banco Europeo de Inversiones (BEI) en la Unión Europea, Estados Unidos y China

Imagen de un desierto árido
El cambio climático puede traer consecuencias económicas catastróficas | Archivo

El cambio climático es cada vez una realidad más dura y sus consecuencias serán terribles para el futuro de nuestro planeta en las próximas décadas. Ante esta delicada situación, muchas voces empiezan a estar de acuerdo con el hecho de tomar medidas drásticas para solucionar el problema, y, en este sentido, la mayoría de españoles estaríamos de acuerdo en asumir esfuerzos económicos para paliar esta lacra.

En concreto, el 72% de los españoles pagaría un impuesto adicional para combatir la crisis climática que fuera proporcional a sus ingresos, según una encuesta sobre el clima realizada por el Banco Europeo de Inversiones (BEI) en la Unión Europea, Estados Unidos y China.

Este porcentaje sitúa a España por delante de países como Francia (65 %), Alemania (66 %), Holanda y Bélgica (64 %), y Suecia (63 %), aunque en todos los países del club comunitario los ciudadanos favorables a este impuesto superan el 60 %. Los Estados europeos más favorables a esta medida son Grecia y Rumanía (79 %).

Sin embargo, la comparación entre la UE, China y Estados Unidos sitúa al club comunitario como el menos comprometido, ya que solo el 70 % de los europeos estaría dispuesto a pagar este impuesto, frente al 71 % de los norteamericanos y el 92 % de los chinos.

España, dispuesta a luchar contra el cambio climático

Volviendo a los resultados nacionales, la mayoría de los españoles estaría dispuesto a apoyar acciones y políticas para luchar contra la crisis climática, aunque estas tuvieran un impacto en su vida diaria. En particular, la encuesta concluyó que el 94 % estaría a favor de programas escolares sobre cambio climático, el 70 % apoyaría la prohibición gradual de los vehículos diésel y el 62 %, la de los vuelos de corta distancia.

Además, el 63 % de los españoles apoyaría un aumento del precio de los alimentos y bienes con una huella de carbono considerable, y el 90 %, la prohibición de los plásticos de un solo uso.

En cuanto a la organización de las ciudades, el 87 % de los españoles apoyaría la prohibición de los vehículos con altos niveles de emisiones en el centro de las urbes y el 81 %, la reducción de los espacios dedicados a los coches en el centro. Además, el 93 % estaría a favor de que el transporte público fuera gratis, el 86 % respaldaría peatonalizar el centro urbano y el 78 %, reducir los límites de velocidad. 


Comentarios

envía el comentario